La conversaciÓn - Poemas de HÉCTOR ROSALES

Poemas » hector rosales » la conversacion

La conversaciÓn

1                                                         
alguien había citado                                       
al polígono brumoso                                       
el sendero dirigíase hacia un cuerpo                       
parecido y de metal                                       
reluciente por el astro                                   
que lo estregaba entre las paredes                         
había rivalidad de huecos                                 
y escombros tal vez algunas balas                         
estuvieron de visita                                       
yo no podía con mi voz anticipada                         
y ajena no podía                                           
mencionarme mientras la noche                             
absorbía las señales                                       
del rocío fundas y antifaces                               
a mis recuerdos guardaban                                 
forzosamente callado yo era solo                           
andar sin nada más                                         
que un número en el pecho calculando                       
el peso de los diálogos remotos                           
el sendero mostró lo artificial                           
del astro amarillos                                       
cabellos esparcidos                                       
sobre aquel cuerpo                                         
emparentado a los confines                                 
2                                                         
alguien lo había llamado                                   
cabina y supe que allí                                     
se mezclaban los polos y horarios                         
más dispares en cordel                                     
que ceñía la cintura del momento                           
andar solo                                                 
por este antiguo parque un ayer                           
calcado en el mobiliario de la brisa                       
y aquel número vigilante                                   
y detrás del arrabal las dunas                             
con su pasión contenida                                   
ver al fin la zonangosta                                   
el brillo de los límites reunidos                         
y adentrarse sin más impedimento                           
que llevar del semblante parcas                           
y anónimas referencias                                     
adentrarse indagando el corazón                           
del polígono el compás imperceptible                       
en las cifras el redondel la caja                         
el canal pidiendo monedas                                 
y aquel brazo que descolgué                               
cuando mi oído reconoció                                   
su tacto                                                   
3                                                         
alguien hablaría después                                   
que aquel número                                           
del pecho hacia el redondel fuese                         
por mi dedo trasla(dado)                                   
pero brotaron interferencias cables                       
en forma de inexactos crucigramas                         
donde las palabras extraviadas                             
osaron castigar con(t)estaciones                           
que se despoblarían                                       
luego de la bruma el brazo                                 
no se había separado de mi oído                           
llegaban murmullos                                         
conversando con mi voz                                     
pero yo aún tenía sellados los labios                     
un tonoscuro a los cristales apropió                       
y escuché de nuevo la voz agitándose                       
al igual que las encías                                   
de los recuerdos revelados:                               
la cabina controlaba cada fibra                           
de mi rígidorganismo                                       
ella era un ventrílocuo                                   
y yo su eventual artefacto                                 
para un final premeditado                                 
supe que alguien me dijo adiós                             
más atrás de las dunas la noche                           
apagaba los metales y los ojos numéricos                   
guiñaron en conjunto al cordel                             
por su concluyente                                         
faena                                                     
en mi cuello

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.