Franz kafka - Poemas de HÉCTOR ROSALES

Poemas » hector rosales » franz kafka

Franz kafka

1                                                         
la súbita jornada                                         
-una maceta rota cuarzo traicionero                       
acaso cúmulo de vértigos haciaquíderivaría                 
canal en que la discre(pan)Cia.                           
violentamente sus carencias concluyó                       
por los ateridos labios de los vitrales                   
de los médanos del agua                                   
creo que fueron frisos aquellos                           
brazos que con tibieza y timones y marzo                   
a mis pasos figuraciones pusieron                         
mas dónde lo recorrido                                     
tras el estrábico cauce de los parajes                     
velados por la sed y por                                   
el inicio de un no saber sabiendo                         
cual nodo la exhalación tuve no el oxígeno                 
estas aves que dibujan intensas islas                     
de aluminio distanciándose haciazul vereda                 
se llevan el ministerio de lo que                         
al fondo de mis distritos vivo quedaba                     
(la incandescencia en el piano enfermo                     
señala un cuarto de hora                                   
para la música del infierno)                               
el ajado apellido del viento                               
documenta lindes a donde irán los brazos                   
sin brazos las desaliñadas                                 
tripulaciones de marzo                                     
2                                                         
donde tanto aire                                           
reciamente rasuró la reputación                           
de los lápices -esa delgada mad(era)-                     
ya no se contempló a la lombriz                           
de grafito que dijo                                       
"bailaréletras en las treguas                             
y la danzanquilosada contendrá de tu ausencia             
la inherente resonancia"                                   
mira el cuadro la pared que lo agita                       
eledificioblicuo que a tu jadeo entre                     
retales y rajaduras dentro del armazón                     
por el nimbo del cáncamo coloca                           
tanto aire lombrizará también a los pinceles               
del empeño en la imperfecta                               
representación de los cofres                               
victoriosos el asilo los encuentros                       
la claraboya de la expectativa                             
y será tu nube al norte                                   
de días laterales encallada                               
en esos lares inflamados por incoloras                     
proporciones el aire -el cierzo                           
prepotente que durante translaciones                       
tiraniza- te hará                                         
nuevo rostro                                               
en el cuadro la repercusión                               
de la quiebra                                             
3                                                         
dislocó la ruta                                           
-esa rutanémica que antes                                 
ya claudicarse columbraba yoerradicando                   
de los reflectores el riego                               
en los cubos empinados donde                               
catalejos y peces y sombras deliran                       
a través del atasco                                       
accede la parodia a su velorio                             
y yo fomento la excursión que nos aleje                   
de los ganchos -descuidando                               
que las aves se llevaron mi linterna                       
que tu rostro es una mancha sin vigenciala                 
graciamarilla no fue misericorde                           
(mar)garita sino risa de ola                               
que aturdió la última claridad                             
en las huellas que huían                                   
por los légamos del trueno                                 
el vendaje improvisado en sus costillas                   
explica la postura horizontal del alborozo                 
cuando la e significó erupción                             
con esfuerzo divisible un ideal engarzaba                 
su esquelético plumaje por alcantarillas                   
desperdigado al cual escamas de cielo                     
se le fueron aglutinando                                   
en los yacimientos del suburbio                           
los chasis desollados rehusaban condolencias               
4                                                         
en el trapecio                                             
fluctuando tal desconsolada espiral o capitel             
diezmado de la obsesión del arquitecto                     
que malerigió el templo tal curvatura                     
de nuestras reverberaciones en el vapor patético           
como un palenquencandilado la transición queda             
habíamos trabajado en la cooperativa para la techumbre     
ante la inmensidad que nos espiaba                         
los enervados tornillos que soportaban                     
la tristeza en las tardes                                 
atroces de domingo                                         
mientras el trapecio -sin promesas                         
sin red- fue ring en que mutuamenterraron días             
y noches sus dispares pareceres encarando                 
frente a nuestra neutralidad polvorienta                   
el perpetuo pugilato                                       
miramos los cuadros las paredes pero                       
dónde dónde lo recorrido tras la sed                       
tras el inicio de un no saber sabiendo                     
el rosetón acaba de guiñar su ojo                         
de veintiséis aristas el rosetón                           
es el ojo que mira la partitura de las cuatro             
teclas del piano que comienza a toser a                   
(la música                                                 
oh las llamas)

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.