Cuarto canto - Poemas de Eduardo Ritter Aislán

Poemas » eduardo ritter aislan » cuarto canto

Cuarto canto

El arco tenso de la aurora virgen                   
Va disparando flechas                               
De luces sonrosadas.                                 
                                                     
El lento desperezo de los ríos                       
Cuelga sus campanillas de murmurios                 
En el portal del día.                               
                                                     
Por el aire, un perfume de hojas frescas             
Va acariciando el rostro adolescente                 
De la mañana tibia.                                 
                                                     
Al buen rabino Benn Asser detienen                   
El aria de los pájaros,                             
La descalza inocencia                               
De las mozas sin prisa,                             
El diálogo sencillo                                 
De los viejos pastores                               
Y el ruido atronador de las carretas.               
De pronto se embelesa con un nido de mirlos         
Que abren la interrogante                           
De sus plumajes fúnebres                             
Y sus picos de oro.                                 
Y piensa en el amor.                                 
                                                     
Adivinando que  Yavé le escucha,                     
Le pregunta medroso:                                 
                                                     
? ¿Qué dicen esos pájaros                           
que, de pronto, suspenden                           
la presteza de un vuelo                             
para cantar muy juntos                               
en el nido escondido                                 
entre trémulas ramas?                               
¿Quieres, Yavé, decirme                             
qué cosa es el amor?                                 
¿Qué cosa es ese jugo                               
de fruta prohibida                                   
que cautiva y que gusta,                             
que envenena y trastorna,                           
que sostiene y que mata,                             
que llega sin avisos                                 
y se va cuando deja                                 
muchas brumas de heridas                             
y un carcaj de recuerdos?                           
Perdóname, Yavé, si te pregunto                     
Por algo que persiste                               
En el alma del hombre                               
Para su pena y dicha,                               
Para su risa y lágrimas,                             
Para su sed sin fuentes                             
Y sus fuentes sin sed.                               
Perdóname, Yavé, si te pregunto                     
Por ese sentimiento                                 
Que entristece y que alegra,                         
Que se sacia y que se ansía,                         
Que revive y se ahoga                               
En sus aguas profundas;                             
Por ese sentimiento                                 
Que hace hablar a los mudos,                         
Sonreir a los tristes                               
Y llorar al que ríe.                                 
Perdóname, Yavé, si te pregunto                     
¿qué cosa es el amor?                               
                                                     
? Amor es lo que queda                               
después de las borrascas,                           
no la borrasca misma.                               
Es el agua que besa                                 
Los hombros de la playa                             
Con sus labios de espuma,                           
No el ímpetu de las olas                             
Que golpea los navíos.                               
Amor ?¿tú lo sabes??                                 
Es la huella del canto                               
Que tararea el viajero,                             
No es el canto que cantan                           
Los que saben cantar.                               
Amor es el suplicio                                 
De perseguir luceros                                 
Que al asirlos se apagan,                           
No es asir los luceros que no se mueren nunca.       
De que existe el amor                               
Tú te das cuenta cuando ya no existe,               
Porque deslumbra y ciega al mismo tiempo,           
Como las luces súbitas                               
De súbitos relámpagos.                               
Y por los siglos de los siglos, todo                 
Lo que el amor entraña                               
Habrá de ser lo mismo.                               
Con su herida y su bálsamo,                         
Con su paso y su huella,                             
Con su aurora y su noche,                           
Con su viaje y su arribo,                           
Con su estrella y sus nubes,                         
El misterio de amor                                 
Será lo mismo siempre.                               
                                                     
En el ceño fruncido del otoño                       
En el verdor sonriente del estío,                   
En el róseo esplendor de primavera                   
Y el helado mutismo del invierno,                   
Sólo el amor como el amor que existe,               
Puede ser uno y vario                               
Puede ser algo y todo,                               
Puede ser de lo efímero la esencia                   
Y hasta ser una chispa de lo eterno.                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.