Poema de la niÑa velazqueÑa - Poemas de RICARDO E. MOLINARI

Poemas » ricardo e molinari » poema de la nina velazquena

Poema de la niÑa velazqueÑa

Ah, si el pueblo fuera tan pequeno               
que todas sus calles pasaran por mi puerta.       
                                                 
Yo deseo tener una ventana                       
que sea el. centro del mundo,                     
y una pena                                       
como la de la flor de la magnolia,               
que si la tocan se obscurece.                     
                                                 
Por qué no tendrá el pueblo una cintura           
amurallada                                       
hasta el día de su muerte,                       
o un río turbulento que lo rodee                 
para guardar a la niña velazqueña.               
                                                 
Ah, sus pasos son como los de la paloma,         
remansados;                                       
para la amistad yo siempre la pinto sin pareja;   
en una de sus manos lleva un globo               
de agua,                                         
en el que se ve lo frágil del destino             
y lo continuado del vivir.                       
Su voz                                           
es tan suave, que en su atmósfera convalece       
la pena desgraciada,                             
y como en las coplas:                             
de su cabellera                                   
nace la noche                                     
y de sus manos el alba.                           
                                                 
En qué piedad o dulzura se irán aclimatando       
las cosas que ella mira                           
o le son familiares,                             
como el incienso,                                 
la goma de limón                                 
y la tardanza                                     
con que siempre la miro.                         
                                                 
Por qué no tendrá el pueblo allá                 
en su fondo,                                     
un acueducto,                                     
para que el paisaje que ven sus ojos             
esté húmedo,                                     
y nunca se fatigue de mirarlo.                   
                                                 
Yo sé que su bondad                               
tiene más horas que el día,                       
y que todos sus pensamientos                     
y el atardecer                                   
conmoviéndola.                                   
Los días que se van la agrandan.                 
                                                 
van entre el alba                                 
                                                 
Qué horizonte estará más cercano                 
de su corazón,                                   
para encaminar todos mis pasos                   
hacia él,                                         
aunque se quede descalza la esperanza.           
                                                 
Quién la rescatará de la castidad,               
mientras yo sólo anhelo                           
que en su voz,                                   
algun día, llegue a oírme...                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.