Cementerio de guerra - Poemas de RAMÓN GRAELLS BOFILL

Poemas » ramon graells bofill » cementerio de guerra

Cementerio de guerra

Nunca os he conocido... Nunca supe                 
cómo eran vuestros rostros, cuáles fueron         
los sueños que acuñábais en la vida               
que se os fundió de pronto. Soy de aquellos       
herederos del pan hijo del trigo                   
que abonásteis ayer con vuestros cuerpos,         
de los que no han cavado una trinchera,           
de los que no han llorado un bombardeo.           
Nunca os he conocido y ahora mismo                 
Me pesan más que a nadie vuestros huesos           
Y siento penetrar vuestras ausencias               
Como dientes helados de un invierno               
Que castiga mi carne                               
                                  Soy de aquellos 
Que no estaban aún, pero yo afirmo                 
-españoles del polvo y del silencio-               
que he estado entre vosotros desde siempre         
cubriendo con mi canto vuestros huecos.           
Luchábais con un himno en la garganta             
para olvidar los ojos de los muertos               
y armábais de esperanza los fusiles               
para abrir un futuro a sangre y fuego             
La vida no tenía otro destino                     
que arder –firme- en el ara del estruendo         
y averigüar el sexo de la muerte                   
entre algodones de óxidos sangrientos.             
Vuestra vida fue un cirio intrascendente,         
una llama y no más del gran incendio               
que inflamó cada palmo de esta tierra             
nacida del azufre del infierno.                   
¡Morir era la vida…¡ ¡Morir!                       
                                  El universo     
era una nimiedad, un accidente                     
que podía vencerse con los dedos.                 
¡Tabla rasa de todo! Un paso al frente             
y la vida rodando por el suelo…                   
Un tambor al redoble, una bandera                 
alzada, como un grito, contra el viento,           
bastaban para unir en un latido                   
mil corazones y un solo deseo.                     
Después, el holocausto. Muerte…                   
                                  Luego           
un sol de paz fundió las bayonetas,               
volvieron del silencio los jilgueros               
y ya no fuísteis mas que gloria oscura             
amontonada en el desván de un pueblo.             
Nunca os he conocido... Ahora soís sólo           
polvo en el polvo gris, bajo este cerro           
que, a racimos de flores, va olvidando             
que sostiene en su lomo un cementerio.             
Y oigo gemir al viento vuestras cruces             
como miles de Cristos irredentos:                 
“Juan… dieciséis del diez del treinta y siete”…   
“Pablo, Antonio, Guzmán”…                         
¡Ya soís el tiempo!                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2021 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.