A un niño que mendiga con un verso - Poemas de RAMÓN GRAELLS BOFILL

Poemas » ramon graells bofill » a un nino que mendiga con un verso

A un niño que mendiga con un verso

Ni un corazón armado de tormentas                   
–émulo de la roca y el granito–                     
podría destilar indiferencia                         
ante ese niño leve que se agranda                   
cuando choca contigo y te pregunta:                 
“Perdone usted, señor: ¿Me compra un verso..?”       
(La tarde se detiene en su mirada                   
aguardando el color de mi respuesta).               
Apenas uno asiente y en sus labios                   
se multiplica un río de palabras                     
alegres como pájaros urgentes                       
que alcanzaran de pronto a ver el cielo             
tras un siglo de jaula... Cuando duda               
recurre e ese librillo deshojado                     
que oculta en su gabán de pana sucia                 
y estalla nuevamente en su diluvio                   
de sílabas que vuelan, desbocadas,                   
con alas de sonrisa.                                 
Acaba el verso,                                     
mira al suelo un momento y luego busca               
el gesto de mi mano mientras alza                   
la suya al justo ras de mi bolsillo.                 
Hay un poco de Dios en esa cara                     
con que agradece al punto la moneda                 
que en ademán furtivo,                               
guarda en su faltriquera recosida                   
para trocarla en pan por la mañana.                 
Después brinda un adiós; te mira al rostro           
y mientras busca, ufano, un nuevo oyente,           
escapa calle abajo muy aprisa,                       
como quien sabe andar el mundo a lomos               
del viento que se inflama en el crepúsculo.         
......................................................
                                                     
Niño que has tropezado con mi vida                   
pensando mendigar y has conseguido                   
darme limosna tú con tu alegría:                     
te envidio limpiamente... Sí, te envidio             
porque cuando recitas te agigantas,                 
porque en un solo instante tú consigues             
lo que ya no consigue nunca nadie:                   
ganarse el pan con el sudor de un verso...           
Niño-poeta-hombre:                                   
me avergüenzo                                       
de ser parte en el mal de esta miseria               
que te sigue los pasos, que tú aplastas             
a fuerza de poemas cada día                         
y me aterra pensar que en cada esquina               
las fauces de los lobos de este mundo               
pueden segar de un tajo tu inocencia.               
Pero siento que el alma se me ensancha               
porque hoy he visto a Dios en ti, mirándome         
desde el fondo del brillo de tus ojos               
fecundos como trigos que granean...                 
trovador callejero que hoy pintaste                 
con tu voz la mejor de las sonrisas                 
en mi rostro marchito hace ya tiempo:               
perdona si te envidio limpiamente,                   
pero he querido ser, por un momento,                 
rico con tu magnífica pobreza...                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2021 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.