La compasión - Poemas de RAMÓN DE CAMPOAMOR

Poemas » ramon de campoamor » la compasion

La compasión

- Niña, ¿por qué, desvelada,             
suspiras con tal empeño?                 
- El porqué, madre, no es nada;         
sólo me siento hostigada                 
por las quimeras de un sueño.           
                                         
    - El rostro, niña, sepulta           
en la holanda, que el espanto,           
viendo las sombras, se abulta.           
- Así derramaré, oculta                 
entre sus pliegues, mi llanto.           
                                         
    - Pronto, la noche ahuyentando,       
llamará el alba a la puerta.             
- Pues vendrá en vano llamando;         
que si ahora duermo soñando,             
después soñaré despierta.               
                                         
    - ¡Ay que si el mundo ve ya           
de una niña el mal profundo,             
que es amor en decir da!                 
- Pues sus razones el mundo             
para decirlo tendrá.                     
                                         
    -¿Y en qué livianas razones           
estriba el mal que te aqueja?           
- En unas tristes canciones             
que, de una lira a los sones,           
alzaba un hombre a mi reja.             
                                         
    Entré afligida en el lecho,           
quedé traspuesta, y entonces             
sonó un ruido a poco trecho,             
que ¡cuál llagaría el pecho,             
cuando ablandaba los bronces!           
                                         
    Desperté a oírle, y la lira           
no alegró la soledad;                   
y ahora mi pecho suspira,               
no sé si porque es mentira,             
o porque no fue verdad.                 
                                         
    - Mas ¿quién alzó las querellas?     
- Soñé que era un peregrino.             
¡Ay de las tristes doncellas,           
si al proseguir su camino               
puso los ojos en ellas!                 
                                         
    - ¿Un peregrino, alma mía,           
cantaba en llanto deshecho?             
- Y soñé que era el que un día           
buscó albergue en nuestro techo         
por la tormenta que hacía.               
                                         
    Nieves y cierzo arrostrando,         
húmedos ya sus despojos,                 
vino a la puerta llamando:               
y yo se la abrí, mostrando               
la compasión en los ojos.               
                                         
    - ¿De cuándo acá se te alcanza       
recordar tal desacuerdo?                 
- Dejadme en mi bienandanza:             
¡bella será una esperanza,               
pero es muy dulce un recuerdo!           
                                         
    Aún me ocupa la memoria,             
cuando la lumbre cercando,               
entre ilusiones de gloria,               
una historia y otra historia             
me fue, amorosas, contando.             
                                         
    Siempre en ellas se moría             
uno que a su ingrato bien               
como a sus ojos quería;                 
mas no me contó que había               
hombres ingratos también.               
                                         
    Diome, con chistes discretos,         
conchas, cruces y regalos,               
y mágicos amuletos,                     
que por instintos secretos               
daban pavor a los malos.                 
                                         
    Y los gustos de la vida               
me ponderaba halagüeño,                 
en plática tan sentida,                 
que, cual si fuese beleño,               
me iba dejando adormida.                 
                                         
    Y mi amante pesadumbre               
prosiguió astuto aumentando,             
hasta que el postrer vislumbre           
débil lanzando la lumbre,               
se fue la sombra espesando...           
                                         
    - ¿Por qué entonces de su fuego       
rémora no fue tu calma?                 
- Creí sus perfidias luego,             
porque acompañó su ruego                 
con un suspiro del alma.                 
                                         
    - ¿Y fuiste, al rayar el día,         
su ruta, niña, a inquirir?               
- En vano fui, madre mía;               
ya el sol derretido había               
la nieve que holló al partir.           
                                         
    Corriendo desalentada                 
fui de lugar en lugar...                 
- ¿Y qué hallaste, desgraciada?         
- Al cabo de la jornada                 
hallé el placer de llorar.               
                                         
    - ¿Cuál genio, en tan triste día,     
a escuchar su frenesí,                   
más ciega que él te impelía?             
- La «compasión», madre mía...           
- Y... ¿quién la tendrá de ti?           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.