Poemas de RAFAEL ALBERTI

Poemas » rafael alberti » poemas 5

RAFAEL ALBERTI
Rafael Alberti (1902-1999). 1. INTRODUCCIÓN

Poeta y dramaturgo español, nació y murió en El Puerto de Santa María (Cádiz).

2. HASTA EL EXILIO

Inicialmente se dedicó a la pintura. Se trasladó a Madrid con su familia, y en 1924 se le concedió el Premio Nacional de Literatura por el primer libro que publicó, Marinero en tierra. Se trata de una obra compuesta de poemas donde lo popular, en una línea próxima al Romancero de Federico García Lorca, se equilibra con una lírica refinada que universaliza el mar, convertido en mito y arquetipo. En 1926 apareció La amante, relato poético de un viaje en automóvil, al que sigue, al año siguiente, un nuevo libro de poemas, El alba del alhelí. Las tres obras se inscriben dentro de la tradición de los poetas anónimos del romancero y Garcilaso de la Vega, aunque con una sensibilidad de poeta vanguardista.

En 1929, tuvo lugar un cambio importante en su poesía, cuando publicó Cal y canto, influido por Luis de Góngora y por el ultraísmo. También de ese mismo año es Sobre los ángeles. Considerada su obra maestra, es una alegoría surrealista, en la que los ángeles representan fuerzas dentro del mundo real, y producto de una intensa crisis personal relacionada con lo que el propio poeta califica como “amor imposible” y los “celos más rabiosos”. El tono apocalíptico se prolongó en Sermones y moradas (1930).

El surrealismo lo llevó a introducir asuntos personales en el ámbito de las cuestiones históricas, lo que supuso en él una inclinación hacia el anarquismo, como demuestra su elegía Con los zapatos puestos tengo que morir, de 1930. Posteriormente se afilió al Partido Comunista de España, y publicó, hasta 1937, un conjunto de libros que el autor denominó El poeta en la calle, aparecidos conjuntamente en 1938. También de la misma época son sus obras de teatro, entre las que destaca Fermín Galán (1931). Posteriormente, y dentro de la misma línea de carácter surrealista y político, escribió El adefesio, de 1944, y, de 1956, Noche de guerra en el Museo del Prado. De 1962 es su adaptación teatral de la novela La lozana andaluza, de Francisco Delicado. En Rafael Alberti es destacable también su afición por la corrida de toros, que lo ha llevado a realizar carteles taurinos, escribir poemas notables sobre el tema, e incluso salir a los ruedos en la cuadrilla de Ignacio Sánchez Mejías.

3. DESDE EL EXILIO

Con su compañera, la también escritora María Teresa León, se vio obligado a exiliarse después de la derrota de la República en la Guerra Civil española. Vivió en Argentina hasta 1962. A partir de ese año residió en Roma, donde trabó amistad con Giuseppe Ungaretti, Pier Paolo Pasolini y Vittorio Gassman. No regresó a España hasta 1977; fue elegido diputado por la provincia de Cádiz en las primeras Cortes democráticas. El poeta recogió su vida durante los años de destierro en La arboleda perdida (1959 y 1987).

Entre la poesía no política de Alberti posterior a 1939, destacan Entre el clavel y la espada, de 1941, y A la pintura, de 1948, un brillante intento de describir un arte en términos de otro. En Retornos de lo vivo lejano, de 1952, y Baladas y canciones del Paraná, libro de poemas publicado el año siguiente, incluye canciones muy cercanas a las de Marinero en tierra, que ofrecen un universo nostálgico del que no está ausente la ironía. Algo que vuelve a ocurrir en el primer libro que publicó a su regreso a Europa, Roma, peligro de caminantes, de 1968.

Al lado de estos poemarios, están los poemas más estrictamente políticos inspirados por las circunstancias, como las muy conocidas Coplas de Juan Panadero, de 1949, y La primavera de los pueblos, de 1961. Entre la producción de Alberti posterior a su regreso a España, cabe destacar el libro de carácter erótico Canciones para Altair, publicado en 1989. Ha recibido muchos premios y reconocimientos, entre ellos el Premio Lenin de la Paz, en 1966, y el Premio Cervantes, en 1983.


ya se fue la marinera...
Ya se fue la marinera que a ver vino al marinero, nacida en la Normandía y desterrada al mar Muerto.... [leer completo]
sonetos corporales (iv)
Un papel desvelado en su blancura. La hoja blanca de un álamo intachable. El revés de un jazmín inso... [leer completo]
retornos del amor en una azotea
Poblado estoy de muchas azoteas. Sobre la mar se tienden las más blancas, dispuestas a zarpar al sol... [leer completo]
la mar del puerto viene...
La mar del Puerto viene negra y se va. ¿Sabes adónde va? ¡No lo sé yo! De blanco, azul y verde, vuel... [leer completo]
mar
En las noches, te veo como una colgadura del mirabel del sueño. Asomadas a ella, velas como pañuelos... [leer completo]
ya se la lleva de españa...
Ya se la lleva de España, que era lo que más quería, su marido, un marinero genovés. —¡Adiós, murall... [leer completo]
sonetos corporales (i)
Lloraba recio, golpeando, oscuro, las humanas paredes sin salida. Para marcarlo de una sacudida, Lo ... [leer completo]
con él
(1924) Zarparé, al alba, del Puerto, hacia Palos de Moguer, sobre una barca sin remos. De noch... [leer completo]
sonetos corporales (vii)
Nace en las ingles un calor callado como un rumor de espuma silencioso. Su dura mimbre el tulipán pr... [leer completo]
para quién, galera mía...
¿Para quién, galera mía, para quién este cantar? ¡Búcaro fino del mar, poroso de azul salado, quién ... [leer completo]
colgadura, no muralla...
Colgadura, no muralla, pone a tu calle la mar. Sal. Una ciudad marinera quiere a tu casa arribar. Sa... [leer completo]
sin nadie, en las balaustradas...
Sin nadie, en las balaustradas, mi niña virgen del mar borda las velas nevadas. ¡Ay que vengo, que y... [leer completo]
sonetos corporales (vi)
Cúbreme, amor, el cielo de la boca con esa arrebatada espuma extrema, que es jazmín del que sabe y d... [leer completo]
balada de les demoiselles d ´avignon
Venus podrida. La sublime belleza eterna al panteón. Un salvaje asesino surge. Les demoiselles d´Avi... [leer completo]
el alma en pena
Esa alma en pena, sola, esa alma en pena siempre perseguida por un resplandor muerto. Por un muerto.... [leer completo]
nana de la cigüeña
Que no me digan a mí que el canto de la cigüeña no es bueno para dormir. Si la cigüeña canta arriba ... [leer completo]
ilusión
I Por el alba, una verde aspidistra clara. ¡Si me escapara de casa y fuera al mar por retama...! Ret... [leer completo]
el ángel envidioso
Leñadoras son, ¡defiéndete!, esas silbadoras hachas que mueven mi lengua. Hoces de los vientos malos... [leer completo]
Continúe en Poemas de ANÓNIMO »»»

Esta es la página 6 de un total de 6     «« Anterior

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.