La canciÓn de la tierra - Poemas de ORFILA BARDESIO

Poemas » orfila bardesio » la cancion de la tierra

La canciÓn de la tierra

HERMANA TIERRA –A SAN FRANCISCO DE ASÍS–                 
Tierra, perdónanos, hermana nuestra,                     
-de la misma mano de Dios nacidos,-                     
porque te crucificamos el aire                           
como a una madre paciente,                               
y derribamos las selvas                                 
que salen a recuperarlo,                                 
porque calentamos tus hielos polares,                   
los aumentados océanos                                   
levantan murallas de agua,                               
y caen lluvias diluviales                               
sobre olvidadas orillas,                                 
porque agitamos con el calor                             
los vientos, haciéndolos girar                           
en espirales incontenibles,                             
porque lastimamos los velos                             
con que proteges del sol                                 
nuestra piel, y a él, que es nuestra alegría,           
como a un enemigo, le tememos,                           
porque damos la orden de estallar                       
a tus mismas entrañas,                                   
y tu corteza ondula como una boa                         
asustando el reposo de las ciudades                     
y la serenidad de las montañas,                         
porque suprimimos la forma                               
de innumerables bestezuelas                             
que ni en tus prados                                     
ni en tus ríos habitarán jamás,                         
porque tratamos a hermanos nuestros                     
como si no los conociéramos,                             
mientras tú los acoges en tus brazos,                   
porque adoramos a un ídolo                               
llamado Dinero, y aunque fuimos invitados               
al convite fraterno                                     
comulgamos con sequía de avaricia,                       
porque encrespamos furias                               
que no puedes evitar                                     
y aparecemos por su aspereza                             
injustamente castigados,                                 
porque al dueño silencioso de las manos                 
que te hicieron, al herirte, maltratamos,               
y con los ojos de Caín,                                 
que no veía que Abel era su hermano,                     
lo ignoramos,                                           
porque comemos de los frutos del tedio,                 
y a los henchidos de la vida, despreciamos,             
mientras nos das hombres                                 
de corazón manso,                                       
árboles fuertes que resisten,                           
niños, estrellas, flores,                               
ríos, animales,                                         
declaramos las guerras,                                 
estabas entretenida                                     
girando alrededor del sol,                               
cuando sin temor ni vergüenza                           
hicimos todo esto,                                       
desde el sitio que aún te quede sin heridas,             
escúchanos decir a los astros:                           
- “ésta es nuestra hermana, la Tierra,                   
nosotros, los humanos,                                   
le agradecemos la vida.”

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.