Donde nadie me recuerda - Poemas de MARÍA EUGENIA CASEIRO

Poemas » maria eugenia caseiro » donde nadie me recuerda

Donde nadie me recuerda

Ahora que las conchas laten                                 
como cuerpos de brisa que no pueden penetrarse               
no deseo llorar un nombre ni reír palabras huecas           
que de arrastrar mitades                                     
ya son troncos en el agua                                   
donde flotan estos versos sin quebranto                     
llenos de rumores que siguen la corriente                   
hasta alcanzar su tramo de tierra colorada y perfecta       
echando raíces de verdes encendidos                         
que alumbran los costados abiertos                           
en que me he vuelvo un ojo redondo                           
rodando en la tarde sin cauce.                               
                                                             
Ahora que soy casi tan grande como mis pies                 
sigo el rastro de esas conchas                               
con la misma verdad en los riñones                           
donde croan las ranas que me saltan dentro                   
con la misma inocencia en cada hueso                         
donde afloran los lirios de todos mis dolores               
con la única sonrisa en la pisada                           
que enarbola tomeguines y hojas de naranja                   
en el regio crujir de mis tendones                           
                                                             
Ahora que mis costillas se ensanchan                         
con la aguja de estos juncos en el pecho                     
ensartando collares que hablan del apego                     
tras el biombo que siempre ando buscando;                   
en el atrio de la noche                                     
al final de la escalera                                     
en el juego irrepetible del mirar que quema…                 
y el pecíolo de los muertos tambaleándose                   
en mi ceiba de cabellos claros                               
y la prisa de mi nombre gritándome dentro                   
ese grito pendular y sabio                                   
que revela el corazón de los tejados                         
o la lluvia cayéndome en la espera                           
del blanquísimo fantasma de otros brazos.                   
                                                             
Ahora que arrastro mi gran trozo de cielo                   
con la misma firmeza conque trato                           
de matar la burla de mis hombros                             
en el escorzo apretado de las sombras,                       
la suavidad se hizo nido en otro pámpano                     
el puño de vidrio deteniendo el golpe en cada puerta         
me destapa los guijarros de la voz                           
que me dictan paisajes ya nombrados                         
en el eterno trabajo de parir hormigas                       
despachando en mí sus infinitos pasos.                       
                                                             
Y la sangre de mis ojos disfrazada de muñeco                 
remonta la calle irrespirable                               
de minutos rebanados                                         
servidos en la ruta de estos pies                           
que no se cansan de cruzar espejos                           
y mi rastro                                                 
ya nada envidia al mar con sus botellas rotas               
nada quiere del viento ciego que tropieza                   
nada pide al diamante silencioso                             
que traga crustáceos erizados.                               
                                                             
Ahora que soy casi tan grande como mis pies descalzos       
con el aluminio de todos mis anillos rotos                   
y la luz que anida en cada uno de mis dedos,                 
trenzo los colores del poema                                 
mientras el perro que me lame las manos                     
desentierra lunas donde nadie me recuerda.                   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.