Poemas de MANUEL GUTIÉRREZ NÁJERA

Poemas » manuel gutierrez najera

MANUEL GUTIÉRREZ NÁJERA

(1859-1895)
Hace algunos meses se cumplieron cien años del fallecimiento de Manuel Gutiérrez
Nájera, quien, como Mozart, murió a los 36 años de edad. Este gran hombre de
letras fue originario de la Ciudad de México en la que transcurrió la totalidad
de su existencia ya que, como afirma José Emilio Pacheco, tan sólo se ausentó de
ella para realizar cortas visitas a Querétaro y a Veracruz, si bien habrá ido
ocasionalmente a la hacienda que unos familiares suyos tenían en el estado de
Puebla. Hacienda en la sitúa la dramática acción de uno de sus cuentos, La
Mañanita de San Juan.
Escritor desde temprana edad, Gutiérrez Nájera cultivó diversos géneros
literarios en prosa y en verso. Entre los primeros destaca su multifacética
labor periodística en varias publicaciones dedicada, casi toda, a información y
comentarios sobre sucesos, costumbres y personajes de la Ciudad de México que en
conjunto constituye, al igual que la que habían cultivado antes Altamirano y
contemporáneamente Sierra, una vívida crónica mundana y finisecular de la
capital.
Esta ciudad se había afrancesado marcadamente en el primer cuadro tanto en su
arquitectura., comercio, modas y gastronomía como en el pensamiento, la
literatura. el empleo de términos en la lengua de Descartes y las corrientes
artísticas que, no sin cierto snobismo, guiaban a su élite social e intelectual.

En este medio se desenvolvió la creatividad literaria de Gutiérrez Nájera que en
su poesía siguió inicialmente modelos de Gautier y Musset para inclinarse, en su
madurez, por los parnasianos v por algunos asomos al simbolismo y al modernismo,
al que le abrió las puertas en su revista Azul .
De su poesía de intención cercana a la crónica destaca por su amable y elegante
frivolidad La Duquesa Job., la cual en sus cuatro quintetos y catorce sextetos
decasílabos elabora un simpático recorrido de un extremo a otro de las calles de
Plateros y de San Francisco, las que desde 1915 son una sola: Madero, y que
hasta los años cincuenta fueron las más refinadas y las más transitadas por la
gran sociedad citadina.
De todos es sabido que Gutiérrez Nájera se sirvió de varios seudónimos, pero de
ellos el más popular fue el de “Duque Job”. La Duquesa Job (1884) es,
consecuentemente, el nombre que el poeta le dio a una joven mujer de la que
estaba enamorado, cuya vida se desenvolvía a lo largo de Plateros y San
Francisco, circunstancia que aprovecha para salpicar al poema con los sitios y
personas locales en su quehacer cotidiano.

para entonces
Quiero morir cuando decline al día, en alta mar y con la cara al cielo; donde parezca sueño la agoní... [leer completo]
la duquesa job
A Manuel Puga y Acal En dulce charla de sobremesa, mientras devoro fresa tras fresa y abajo ro... [leer completo]
madre naturaleza
Madre, madre, cansado y soñoliento quiero pronto volver a tu regazo; besar tu seno, respirar tu alie... [leer completo]
a la corregidora
Al viejo primate, las nubes de incienso; al héroe, los himnos; a Dios, el inmenso de bosques y mares... [leer completo]
si tú murieras
¡Si tú murieras! Anoche, mientras fijos tus ojos me miraban y tus convulsas manos mis manos estrech... [leer completo]
de blanco
¿Qué cosa más blanca que cándido lirio? ¿Qué cosa más pura que místico cirio? ¿Qué cosa más casta qu... [leer completo]
frente a frente
Oigo el crujir de tu traje, turba tu paso el silencio, pasas mis hombros rozando y yo a tu lado me s... [leer completo]
mis enlutadas
Descienden taciturnas las tristezas al fondo de mi alma, y entumecidas, haraposas, brujas, con u... [leer completo]
non omnis moriar
¡No moriré del todo, amiga mía! De mi ondulante espíritu disperso, algo en la urna diáfana del verso... [leer completo]
para el corpiño
Las campánulas hermosas, ¿sabes tú qué significan? Son campanas que repican en las nupcias de las ro... [leer completo]
ondas muertas
A Luis Mercado En la sombra debajo de tierra, donde nunca llegó la mirada, se deslizan en curs... [leer completo]
ultima necat
¡Huyen los años como raudas naves! ¡Rápidos huyen! Infecunda Parca pálida espera. La salobre Estygia... [leer completo]
la serentata de schubert
¡Oh, qué dulce canción! Límpida brota Esparciendo sus blandas armonías, Y parece que lleva en cada n... [leer completo]
pax animæ
(DESPUÉS DE LEER A DOS POETAS) ¡Ni una palabra de dolor blasfemo! Sé altivo, sé gallardo en la caíd... [leer completo]
Continúe en Poemas de ANÓNIMO »»»

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.