Poemas de LUISA DE CARVAJAL Y MENDOZA

Poemas » luisa de carvajal y mendoza

LUISA DE CARVAJAL Y MENDOZA
Luisa de Carvajal y Mendoza (1568-1614). Poeta española.

Luisa de Carvajal y Mendoza nace en 1568 en Jaraicejo (Cáceres) y muere en Londres en 1614. Era hija de Francisco de Carvajal y de María de Mendoza, hermana de Francisco Hurtado de Mendoza, primer Marqués de Almazán. Fue una de las mejores poetisas místicas, abandonandolo todo por ir a predicar en tierras inglesas.

Pronto quedó huérfana y se crió en su niñez en Madrid con su tía María Chacón, aya de las infantas Isabel Clara Eugenia y Catalina Micaela. Al morir su tia, pasó en 1576 a la custodia de su tio el marqués de Almazán, educándose en Pamplona en un ambiente de piedad, lectura de clásicos y duras penitencias corporales durante su adolescencia (casi desnuda era azotada con un látigo de cuerdas de vihuela por una dueña, con su aquiescencia). Incluso podría calificarse éstas de sadismo (al menos lo sería en el siglo XXI), pero forjaron en ella un caracter independiente, una gran personalidad y una voluntad de hierro al acostumbrarla al dolor y las más duras privaciones. Pero resintieron su salud.

Lleva una vida independiente desde que su tio le autorizara en 1591 a vivir separada con unas criadas, pero con la muerte en el mismo año de 1592 de sus tios los marqueses, reclamó su herencia paterna y donándosela a la Compañia de Jesús (con los que le enviara su primo el segundo marqués de Almazán), lo que ocasionara problemas pues la herencia le correspondía si casaba o entraba en un convento, lo que no ocurrió. Sin embargo llevó una vida de pobreza y privaciones con arrebatos de misticismo en Madrid que recogería en su obra poética. Realizó en 1602 en Valladolid los Ejercicios Espirituales de San Ignacio (fundador de la Compañia de Jesús) y realizó (entre 1593 y 1598) los votos de castidad, pobreza, obediencia y perfección espiritual. Con el dinero que diera a los jesuitas se edificó en Lovaina un noviciado para religiosos jesuitas ingleses, que se trasladaría en 1612 a Watten near Saint-Omer, y que desaparecería al disolverse la Compaña de Jesús en el siglo XVIII.

Afirmó en 1598 "procuraré, cuando me sea posible, buscar todas las ocasiones de martirio que nos sean repugnantes a la ley de Dios". Con ese deseo, testó en Valladolid en 1604, y acompañada por su criada Isabel de la Cruz parte de un modo muy planeado el 24 de enero de 1605 para Londres, via París y Bruselas. Llega en el peor momento, sin dinero y justo antes de la llamada "conspiración de la pólvora", intento de volar por los aires el Parlamento inglés por los católicos en Noviembre de 1605. Los instrumentos que usaba para disciplinar su cuerpo le fueron confiscados en las aduanas al entrar. Escribiría un abundante epistolario desde Inglaterra.

Para llevar a cabo su labor clandestina misionera (al "servicio de Dios y la Sagrada Virgen") aprendería en Inglaterra, no sin esfuerzo, el inglés. Los anglicanos le acusaron de ser un hombre disfrazado de mujer. Escribió al valido Duque de Lerma, llego a arrancar pasquines antipapistas, a polemizar en la calle, fue arrestada en 1608, creó una congregación femenina católica y alentó a los perseguidos católicos ingleses en su fe. Todo ello ocasionó no pocos problemas a la corte inglesa de Jacobo I (deseosa de mantener la paz con Eapaña) y a los embajadores españoles Pedro de Zúñiga y (desde 1613) Diego Sarmiento de Acuña (conde de Gondomar) quien la protegiera en la embajada cuando finalmente el Arzobispo de Canterbury George Abbot ordenara su detención. La corte de Madrid ordenó que saliera de Inglaterra, pero su quebrantada salud hizo que muriera antes en casa de Gondomar el 2 de enero de 1614. Sus restos tardarían en volver a España hasta agosto de 1615, siendo enterrada en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid.

Su epistolario y poesía completa se editó en la Biblioteca de Autores Españoles vol 179, editorial Atlas (1965). Todos sus poemas (escritos principalmente entre 1596 y 1599) son religiosos exaltando su amor místico con Dios, casi a veces de un modo sexual. Su más famoso soneto empieza con "Esposas dulces, lazo deseado/ ausentes trances, horas victoriosas/ infamia felicísima y gloriosa/ holocausto en mil llamas abrasado." Se ha dicho de ella que "en poesía religiosa y en su siglo, nadie le sobrepasa en castellano". Está pendiente la causa de su beatificación.

deseos de martirio
Esposas dulces, lazo deseado, ausentes trances, hora victoriosa, infamia felicísima y gloriosa, holo... [leer completo]
en el siniestro brazo recostada (soneto)
En el siniestro brazo recostada de su amado pastor, Silvia dormía, y con la diestra mano la tenía co... [leer completo]
al ecce homo
Sacando el vivo retrato de Dios Padre omnipotente, el injusto presidente a vista del pueblo ingrato;... [leer completo]
a los divinos ojos de nuestro señor
Al alma que te adora vuelve los ojos claros, Cristo amado, que más que en sí, en ti mora, y todo su ... [leer completo]
a cristo nuestro señor
Cristo dulce y amado, sin quien vivir un punto no podría; süave y regalado gozo del alma mía, mi bie... [leer completo]
en la sagrada comunión
¡Ay! soledad amarga y enojosa, cansada de mi ausente y dulce amado, dardo eres en el alma atravesado... [leer completo]
sobre interiores sentimientos del alma
Cuando vuelvo los ojos a mirarte, después de haber estado divertida en el caduco mundo, de tal arte ... [leer completo]
no es mal remedio el sereno
No es mal remedio el sereno y estar en portal sin casa para pecho que se abrasa y que está de fuego ... [leer completo]
soneto a un hombre que cayó en la culpa y se reduce a penitencia.
Infeliz hora, desdichado punto, tiempo sin tiempo, vida no, mas muerte, cruel prisión, y la cadena f... [leer completo]
sobre sentimientos de ausencia de nuestro señor.
Dulce y fiel esperanza, mi Cristo, mi Señor y mi deseo: ¿qué bienaventuranza, qué gusto o qué recreo... [leer completo]
del testamento de silva
Sintiendo Silva, de amor gravemente el alma herida, y que jamás acostumbra a herir, que deje con vid... [leer completo]
de interiores sentimientos
Asaltos tan rigurosos sufres sin desalentarte: Dime, flaco corazón, ¿haste vuelto de diamante? Entre... [leer completo]
cuán dado, mi dios te diste
¡Cuán dado, mi Dios te diste, pues, por darte al alma amada, la aleve y desmesurada llegar a ti perm... [leer completo]
amor y ausencia
¿Cómo vives, sin quien vivir no puedes; ausente, Silva, el alma, tienes vida; y el corazón aquesa mi... [leer completo]
para una señora grave
¿Cómo, di, bella Amari, tu cuidado estimas en tan poco, que, olvidada, de quien con tanto amor eres ... [leer completo]
de afectos interiores de amor de dios
¡Ay, si entre los lazos fieros que a mi gloria aprisionaron par mi libertad, yo viera enlazar mi cue... [leer completo]
de sentimientos de amor y ausencia profundísimos
¿Cómo vives, sin quien vivir no puedes? Ausente, Silva, el alma, ¿tienes vida, y el corazón aquesa m... [leer completo]
llora silva, y su pastor
Llora Silva, y su Pastor, se alegra de su pesar: ¡hasta aquí pueden llegar las trazas que tiene amor... [leer completo]
Continúe en Poemas de ANÓNIMO »»»

Esta es la página 1 de un total de 1    

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.