Estela de luz sobre los charcos - Poemas de Luis Yuseff

Poemas » luis yuseff » estela de luz sobre los charcos

Estela de luz sobre los charcos

¿Es ángel?                                                               
¿O es una espada larga que se clava                                       
contra los cielos, mientras fuljo sangres                                 
y acabo en luz, en titilante estrella?                                   
                      Vicente Aleixandre                                 
                                                                         
Estela de luz sobre los charcos.                                         
Qué inconmensurable calma. Un dedo surcando las aguas de la noche.       
Ese ángel está mirándote desde la otra orilla                             
Y conspira            pero no te dirá su nombre                           
                            (tú tampoco)                                 
                            Es un secreto maravilloso.                   
Bíblica evocación del ademán adverso. Las amatorias formas               
sorprendidas a través de la ventana.                                     
(Las ventanas traicionan a los amantes).                                 
Todavía el ángel es un rostro en la neblina. Se te acerca.               
Toma por el tallo la luna. Y sonríes.                                     
No puedes creerlo: Está lloviendo desde los altos sitios de la noche.     
Su viril abandono te adentra al pórtico umbrío                           
celosamente resguardado por rejas que sin explicación ceden.             
                  (Se abren las puertas del                             
                  cielo e inauguran                                     
                  las primeras rutas del deseo).                         
El  ángel todavía no ha dicho su nombre. Y tú piensas que la rosa         
con otro seguiría oliendo igual. Y se torna luna la luna                 
                        noche la noche                                   
      anónimo el cuerpo y la rosa itinerante.                           
                      La rosa                                           
              que has de entregar                                         
                  no el miedo                                           
          ni la repetida negativa                                         
        sino la mano adentrándose                                         
                  como lirio                                             
al aire    al sol    a la luna dándote en la cara.                       
Pero el reflector de un auto los sorprende.                               
Clava puñales de luz en las espaldas.                                     
Detrás de los cristales comienzan a despertarse los vecinos.             
Una sombra cruza la sala vacía.                                           
Desplaza miradas como moluscos sobre la forma alargándose                 
de tu vientre a la mano del ángel que no dice nada.                       
Nunca dijo nada (tú tampoco). Atravesado como lo tienes                   
en la garganta llegas a casa.                                             
Y temblando                                                               
            con una pequeña luz                                         
            entre las manos                                             
corres a guardar bajo la almohada                                         
las estrellas que recogí en los charcos.                                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.