Nudo de amor - Poemas de Luis Melgar Brizuela

Poemas » luis melgar brizuela » nudo de amor

Nudo de amor

A mi esposa,                                                     
Con luz de jacarandas.                                           
Un duende recorre nuestra casa                                   
con sus pasos de viento:                                         
es el don de tomarnos otra vez esta noche                       
el cielo de los dos por asalto…                                 
I                                                               
Hay olor de manzana bajo techo:                                 
el árbol de la noche                                             
se planta en nuestra alcoba                                     
con música de parras                                             
con enjambre de susurros y tientos                               
con sus ramas que ahí se desparraman                             
como cabellos de ángeles                                         
El silbo de la flauta de Dios                                   
se desliza de pared en pared                                     
en el templo de nuestro domicilio: las voces                     
se confunden y yo                                               
me llamo tú y tú                                                 
me llamas yo: las almas                                         
se arrodillas en desnudez de fruta o de corola                   
mientras los dedos de las manos de los pies se entrelazan       
solazando llamitas de ternura que estriban                       
alrededor del cuello del tronco de los brazos                   
o subiendo el temblor de tus pechos                             
incendiando tu ombligo tus caderas mientas mis manos             
viajan por tus rodillas tus ojeras tus lágrimas                 
gorgoriteando sílabas de ensueño                                 
mientras la brisa nos camina con caracoles tenues               
desatándonos más a allá del tiempo.                             
De tibieza las sábanas palpitan.                                 
Los pozos de la dicha están copando estrellas.                   
La eternidad                                                     
está siendo asaltada por la nuestras almas.                     
II                                                               
Después de la batalla bien ganada                               
me preguntas qué pienso: si recuerdo                             
los años de la ausencia.                                         
Tus miradas se yerguen como espadas                             
y me hieres de pronto la memoria.                               
Es que estoy a punto de escalar                                 
los torreones de tu melancolía                                   
como con un abrazo de naufrago                                   
para que dones los perdones                                     
a cambio de izamientro de esta luz                               
que las fuerzas del mundo nos habían negado                     
Como mejor respuesta                                             
mis manos vuelven a ser pequeños pájaros                         
que viajan fluyen cantan                                         
al brillo de tu risa y tu sonrisa                               
picoteando tu oído con palabras apenas perceptibles             
y vuelven a la cima de tus pechos                               
oyen las vibraciones de tu sangre                               
adivinan el río que te coreo y tras él                           
bajan hasta el ombligo y caen                                   
contigo para ti                                                 
para mí en este instante                                         
al pozo de la dicha.                                             
III                                                             
Nubes arriba                                                     
la luna va en carroza con halos de cristal                       
y hace guiños como cocuyos de paz                               
para que nos sigamos amando tanto.                               
La luna llena.                                                   
Ahora nuestra casa es el edén: somos de nuevo                   
la primera pareja.                                               
Orquestas y jardines alrededor de nuestros besos.               
Flota un dulzor de vino en las palabras                         
que casi no decimos.                                             
Al principio éramos tú y yo                                     
y era el edén: enseñoreábamos                                   
cuerpo a cuerpo sobre la grama                                   
o sobre las flores de los cinco negritos                         
bajo los maquilishuats                                           
bajo el almendro                                                 
bajo el palo de fuego.                                           
Entro adentro de ti                                             
y todo se ilumina                                               
como si la electricidad de Dios nos acudiera…                   
Entonces todo cabe entre tú y yo:                               
la recámara aflauta sus esquinas                                 
la cama se pone intempestivamente dulce                         
mientras yo te persigo gota a gota                               
como un pececillo sobre la crestas del mar océano.               
IV                                                               
Dicen los amorosos que en el primer edén de nuestras vidas       
de mi costilla quizá saliste                                     
o que quizás                                                     
de mi costado saliste                                           
como una flor-dolor que yo mismo                                 
desposé en la semilla                                           
de aquel nudo de amor.                                           
Oh tú mi compañera                                               
mi otra yo en la aventura del bien y el mal:                     
fue de ti y fue de mí                                           
que allá en Ocelotlán hace como mil años                         
dijo Dios:                                                       
Dejarás a tu padre y a tu madre                                 
y te unirás por siempre a esta mujer                             
y serán                                                         
una sola persona por el mundo.                                   
Desde entonces advengo por ti a toda hora                       
con un nudo de amor en la garganta.                             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.