Poemas de Luis Carrillo de Sotomayor

Poemas » luis carrillo de sotomayor

Luis Carrillo de Sotomayor

-LUIS CARRILLO DE SOTOMAYOR
(1584 – 1610)
Oriundo de Córdoba. De familia noble y pudiente. Murió muy joven, pues
contaba solamente veintisiete años de edad al fallecer. Eligió la carrera
militar, pero no consta que hubiera podido involucrarse en ninguna
batalla. En el mismo año de su muerte, uno de sus hermanos publicó su obra
poética.
Parece ser que la crítica le atribuye el mérito de ser el iniciador del
cultismo o culteranismo. También se inclina a creer que Góngora,
igualmente cordobés, al leer sus poesías se interesó por su cultismo y lo
llevó al extremo, pues en Carrillo de Sotomayor, a pesar de la elaboración
atrevida de su cultismo, no se hace difícil sin embargo la lectura de sus
poemas.
Aunque poco voluminosa si la comparamos a otros poetas de su tiempo,
Carrillo de Sotomayor escribió con alto grado de exquisitez tanto sonetos
a la moda italiana, como romances y canciones al estilo tradicional.

al conde de niebla, don manuel alonso pérez de guzmán el bueno
Si diere lugar mi llanto, que, en mis esquivos enojos, el ocio quitó a mis ojos y el ocio le dio a m... [leer completo]
a los despojos del rayo de júpiter
Viste de ejemplo el tronco y de fiereza, este que ves Centímano arrogante, aun muerto, dura en el fe... [leer completo]
a la eternidad del pensamiento
No sólo envidia al suelo, no envidiada sólo tu altiva frente de una estrella era, ¡oh gallarda torre... [leer completo]
forma dos nubes hermosas
Forma dos nubes hermosas embestidas destos soles o dos bellos arreboles o dos virginales rosas; (pue... [leer completo]
sale el sol y salís vos
Sale el sol y salís vos; ¿quién duda tema la tierra?: que si el uno la hizo guerra mejor se la han d... [leer completo]
a la ligereza y pérdida del tiempo
¡Con qué ligeros pasos vas corriendo! ¡Oh, cómo te me ausentas, tiempo vano! ¡Ay, de mi bien y de mi... [leer completo]
al desengaño de la fiereza del amor
Cuando me vuelvo a mí, y el dulce engaño, que en deleznables lazos busco y sigo, conozco al alma, au... [leer completo]
a la alteza del pensamiento y su consuelo
Pues servís a un perdido, y tan perdidos, dejadme, pensamientos desdichados. Basten los pasos por mi... [leer completo]
ojos negros de mis ojos
Ojos negros de mis ojos, traidores, bellos y graves ídolos del alma mía, flechas de mi amor gigante,... [leer completo]
venus, palas y diana
Venus, Palas y Diana, tres diosas, a quien contempla la naturaleza humana, por crisol de su belleza,... [leer completo]
para retratar su pelo
Para retratar su pelo, del oro las hebras deja y húrtale su madeja al rubio señor de Delo; los rayos... [leer completo]
oh tú, detén el paso presuroso
¡Oh tú, detén el paso presuroso! Ciego, cual yo me vi, deténle ruego, antes que afirmes por tu mal l... [leer completo]
a la flor de la juventud
De Flori tierna flor, coroné el suelo, cual de gloria la frente de un Albano. Albano gime, Flori llo... [leer completo]
alienta el pincel y copia
Alienta el pincel y copia, si tú el aliento no pierdes, dos soles, dos niñas verdes, luz de mi esper... [leer completo]
ya con la salud de celia
Ya con la salud de Celia, viendo sus ojos divinos, cielos los montes parecen, y los valles paraísos.... [leer completo]
baña el cansado rostro
Baña el cansado rostro, caluroso, en el soberbio mar el sol, y, triste, celos y agravios viste el vi... [leer completo]
al cuidado de la memoria del amor
Mientras que bebe el regalado aliento de tu divina boca, ¡oh Laura mía!; mientras asiste al Sol que ... [leer completo]
huyen las nieves
«Huyen las nieves, viste yerba el prado, enriza su copete el olmo bello; humilla el verde cuello el ... [leer completo]
crece a medida de mi ausencia amarga
Crece a medida de mi ausencia amarga, que es de mi fe la basa, su fiereza, con mi amor firmeza, más ... [leer completo]
a las lenguas de los mares
A las lenguas de los mares de sus ojos, un garzón así desató sus penas, y así las escuché yo. «Peñas... [leer completo]
no me acabes pensamiento
No me acabes pensamiento, o ya que quieres que muera, dame muerte menos fuerte, que la que me das de... [leer completo]
recoge su honesta vista
Recoge su honesta vista con grave modestia, y guarte no mire más que a una parte, que no habrá quien... [leer completo]
si bien de mis accidentes
Si bien de mis accidentes son ancianos los cuidados, mis bienes son los pasados, y mis males los pre... [leer completo]
tened, ojos de mis ojos
Tened, ojos de mis ojos, ojos enfrenad el llanto, pues sólo ayuda el ser tanto a anegarme en mis eno... [leer completo]
pues que imita tu destreza
Pues que imita tu destreza, ¡oh Ragis!, no al diestro Apeles, en la solercia, en pinceles, en arte, ... [leer completo]
no cual cisne con su canto
No cual cisne con su canto hago endechas a mi muerte, que, aunque es amarga su suerte, es más amargo... [leer completo]
hablando un ausente a la fuente
Lloras, oh solitario, y solamente tu llanto te acompaña, que, lloroso, el eco usurpa deste valle umb... [leer completo]
al ejemplo de cosas que fueron y se acabaron
El imperioso brazo y dueño airado, el que Pegaso fue, sufre paciente; tiembla a la voz medroso y obe... [leer completo]
cambia al ébano el color
Cambia al ébano el color y con él en vez de tinta, dos iris hermosas pinta en este cielo menor, pren... [leer completo]
a una ausencia, partiéndose en galeras
Usurpa ufano ya el tirano viento a las velas los senos extendidos. ¡Adiós, playas, ya os pierdo! ¡Ad... [leer completo]

Esta es la página 1 de un total de 2     Siguiente »»

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2018 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.