A la muerte de d. josef antonio conde docto anticuario, historiador y humanista - Poemas de LEANDRO FERNÁNDEZ DE MORATÍN

Poemas » leandro fernandez de moratin » a la muerte de d josef antonio conde docto anticuario historiador y humanista

A la muerte de d. josef antonio conde docto anticuario, historiador y humanista

¡Te vas, mi dulce amigo,         
la luz huyendo al día!           
¡Te vas, y no conmigo!           
¡Y de la tumba fría             
en el estrecho límite,           
mudo tu cuerpo está!             
                                 
Y a mí, que débil siento         
el peso de los años,             
y al cielo me lamento           
de ingratitud y engaños;         
para llorarte, mísero           
largo vivir me da.               
                                 
O fuéramos unidos               
al seno delicioso,               
que en sus bosques floridos     
guarda eterno reposo,           
a aquellas almas ínclitas,       
del mundo admiración:           
                                 
O a mí sólo llevara             
la muerte presurosa,             
y tu virtud gozara               
modesta, ruborosa,               
y tan ilustres méritos           
ufana tu nación.                 
                                 
Al estudio ofreciste             
los años fugitivos;             
y joven conociste               
cuanto le son nocivos           
al generoso espíritu             
el ocio y el placer.             
                                 
Veloz en la carrera,             
al templo te adelantas           
donde Temis severa               
dicta sus leyes santas;         
y en ellas digno intérprete     
llegaste a florecer.             
                                 
Ciñéronte corona                 
de lauros inmortales             
las nueve de Helicona:           
sus diáfanos cristales           
te dieron, y benévolas           
su lira de marfil.               
                                 
Con ella, renovando             
la voz de Anacreonte,           
eco amoroso y blando             
sonó de Pindo el monte           
y te cedió Teócrito             
la cala pastoril.               
                                 
Febo te dio la ciencia           
de idiomas diferentes.           
El ritmo y afluencia             
que usaron elocuentes,           
Arabia, Roma y Ática,           
supiste declarar.               
                                 
Y el cántico festivo,           
que en bélica armonía           
el pueblo fugitivo               
al numen dirigía:               
cuando al feroz ejército         
hundió en su centro el mar.     
                                 
La historia, alzando el velo     
que lo pasado oculta,           
entregó a tu desvelo             
bronces que el arte abulta,     
y códices y mármoles             
amiga te mostró.                 
                                 
Y allí, de las que han sido     
ciudades poderosas,             
de cuantas dio al olvido         
acciones generosas               
la edad que vuela rápida,       
memorias te dictó.               
                                 
Desde que el cielo airado       
llevó a Jerez su saña,           
y al suelo derribado             
cayó el poder de España;         
subiendo al trono gótico         
la prole de Ismael:             
                                 
Hasta que rotas fueron           
las últimas cadenas,             
y tremoladas vieron             
de Alhambra en las almenas       
los ya vencidos árabes,         
las cruces de Isabel.           
                                 
A ti fue concedido               
eternizar la gloria             
de los que ha distinguido       
la paz o la victoria,           
en dilatadas épocas             
que el mundo vio pasar.         
                                 
Y a ti, de dos naciones         
ilustres enemigas,               
referir los blasones,           
hazañas y fatigas,               
y de candor histórico           
dignos ejemplos dar.             
                                 
Europa, que anhelaba             
de tu saber el fruto,           
y ofrecerle esperaba             
en aplausos tributo;             
la nueva de tu pérdida           
debe primero oír.               
                                 
La parca inexorable             
te arrebató a la tumba.         
En eco lamentable               
la bóveda retumba,               
y allá en su centro lóbrego     
sonó ronco gemir.               
                                 
¡Ay!, perdona, ofendido         
espíritu, perdona.               
Si en la región de olvido       
ciñes áurea corona,             
y tus virtudes sólidas           
tienen ya galardón:             
                                 
No de una madre ingrata         
el duro ceño acuerdes;           
que nunca se dilata             
la existencia que pierdes,       
sin que la turben pérfidas       
envidia y ambición.             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.