Mi hombre ideal - Poemas de Juana Pavón

Poemas » juana pavon » mi hombre ideal

Mi hombre ideal

Preferiría                                   
que mi hombre tuviera por nombre             
Fernando, Felipe o Federico                 
con la F de felicidad no forzada             
con esa letra de fidelidad                   
y no de futuro precisamente                 
no me importaría el color de sus ojos       
ya fuesen verdes, negros o azules           
que brillaran para mí                       
que su mirada me penetrara toda             
que fuera más alto y más grande que yo       
que no fuera gordo ni estúpido               
que odie el foot-ball                       
y la política vernácula                     
No me importaría                             
que fuera bien donado o mal donado           
que fuera encantador y generoso             
me agradaría que mi hombre                   
se bañara una vez al día                     
y tres veces diarias                         
si viviera en Choluteca                     
Estaría orgullosa de que mi hombre tuviera   
las manos grandes y limpias                 
que su pasión                               
fueran la música, el cine                   
el guaro y los libros.                       
No permitiría                               
que le mirase las nalgas                     
a otra mujer                                 
y mucho menos a otro hombre                 
Me gustaría                                 
que se levante temprano a cocinar           
y que enseguida lave los platos             
que no ronque                               
ni que aviente aires                         
cuando duerme conmigo                       
que sepa leer y escribir                     
que no piense en su madre                   
cada vez que le doy de mamar                 
que me mire directamente a los ojos         
que no me mienta                             
¡que no me grite!                           
que no sea chismoso                         
como sus amigos                             
que me eleve a más de cinco orgasmos         
que trabaje                                 
que platique conmigo                         
que me ponga atención                       
cuando estoy hastiada a todo                 
que no me compare con nadie                 
que recuerde que soy única                   
que no le importe mi ciclo menstrual         
y que tenga siempre en mente                 
que sigo siendo mujer                       
aún con mi menopausia                       
Que no entre en contrariedades               
cuando le descubro un condón                 
en su mesa de trabajo                       
que asista a la catedral                     
de vez en cuando                             
no para orar                                 
sino para pedirle perdón al Altísimo         
por todo lo injusto                         
y grosero que ha sido conmigo.               
Que analice, que razone                     
que piense que todavía existo               
No me gustaría que mi hombre                 
fuera periodista, diputado ni cobarde       
que me diga de vez en cuando                 
viéndolo bien, no sos tan fea               
tenés unas manos bellas                     
y sentirlo tierno y amoroso                 
cuando reposa sus manos en mi pecho         
que me deje soñar y sentir                   
que me deje ser libre                       
para amar a un Carlos                       
a un Roberto a un gato                       
que me respete                               
como yo lo respetaría                       
que comprenda                               
que la culminación del amor                 
es todo eso                                 
Quiero que mi hombre                         
no critique mis ansias de fumar y beber     
que no me recuerde al día siguiente         
después de una borrachera                   
las cagadales que hice                       
que me devuelva los veinte lempiras         
que le presté ayer                           
¡que no me joda!                             
que cante en el baño                         
sin gastar tanta agua                       
que duerma desnudo                           
si no está en San Marcos de Colón           
que ame a todas las mujeres                 
que no sea soberbio                         
petulante o mentecato                       
que no meta las nalgas                       
cada vez que está bravo                     
que no le miente la madre                   
a mi madre muerta                           
que no vea el reloj                         
cada vez que quiero                         
decirle algo importante                     
que se dé cuanta que me gusta más           
verlo vestido de jeans y tenis               
a lo gringo                                 
que con ese saco y esa corbata               
Que sea el primero en aplaudir               
cuando interpreto el poema                   
que a él más le gusta                       
y que aplauda más fuerte                     
cuando sea  testigo                         
de una acción mía                           
digna y valiente.                           
Me gustaría que mi hombre                   
tuviera un lunar en el pecho                 
y no en la espalda                           
que diga                                     
son las tres y quince exactos               
y no en la espalda                           
que diga                                     
son las tres y quince exactos               
y no 316                                     
que se transforme                           
en un gladiador                             
de músculos y coraje                         
para defenderme                             
de los cobardes                             
que se atrevan a golpearme                   
que no me diga                               
que le gusta más el color del cielo         
sabiendo que su jardín                       
está sembrado de rosas rojas                 
que le guste mi poesía pura                 
sin metáforas incoherentes                   
sin frases rebuscadas                       
ni sintaxis estúpidas                       
Que lo que más le agrade                     
sea lo que yo siento                         
y que no se le ocurra nunca                 
humillarme y despreciarme                   
Yo quiero un hombre así                     
que sea bueno, honesto                       
tierno, inteligente, viril,                 
amoroso...                                   
y que trabaje                               
de todo esto y aquello                       
Quiero que mi hombre                         
tenga en cuenta                             
que cuando estamos juntos                   
él es el hombre                             
y yo la mujer.                               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2021 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.