El pobre lázaro - Poemas de Juan Martínez Villergas

Poemas » juan martinez villergas » el pobre lazaro

El pobre lázaro

Andaba Lázaro en Móstoles           
a puros ayunos lánguido,             
y quiso llenar su estómago           
del indispensable fárrago.           
                                     
Pidió la mano de Mónica             
por afición al metálico,             
y donde pensó ver águilas           
halló solamente pájaros.             
                                     
¿Por qué de su suerte pícara         
reniega el pobre gaznápiro,         
si ya en la pila pusiéronle         
Lázaro, Lázaro, Lázaro?             
                                     
Dame de comer, estúpida,             
decía armando un escándalo.         
Mira que soy de hombres célebres,   
vástago, vástago, vástago.           
                                     
Y no pudiendo paupérrima             
corresponder a este cántico,         
la daba con mano pródiga             
látigo, látigo, látigo.             
                                     
Acostábase colérico,                 
la paz firmaba en el tálamo,         
y se levantaba el mísero             
pálido, pálido, pálido.             
                                     
Porque era su temple frígido         
y helado como un carámbano,         
y era de Mónica el ímpetu           
cáustico, cáustico, cáustico.       
                                     
Y si él decía pacífico:             
tácito, tácito, tácito,             
ella contestaba impávida:           
rápido, rápido, rápido.             
                                     
Y como tras de las réplicas         
venían momentos plácidos,           
echaba a pares la zángana           
zánganos, zánganos, zánganos.       
                                     
Mil veces el antropófago             
lloraba como un Heráclito,           
por no haber carne ni líquido       
báquico, báquico, báquico.           
                                     
Si para el domingo próximo           
fundaba esperanzas cándido,         
se le frustraban el último           
sábado, sábado, sábado.             
                                     
Bien para lucir gastrónomo           
quisiera ser archipámpano,           
o tan siquiera en lo clérigo,       
diácono, diácono, diácono.           
                                     
Mas Dios con el lazo cónyuge         
le dio un enjambre satánico,         
sin dar para sus mandíbulas,         
rábanos, rábanos, rábanos.           
                                     
Siendo cero en lo científico,       
siendo en las letras un bárbaro,     
sin ser en el arte bélica           
táctico, táctico, táctico;           
                                     
tomó su trabuco intrépido,           
y fue en los incultos páramos       
el más atroz y carnívoro             
vándalo, vándalo, vándalo.           
                                     
A cuantos halló malévolo             
dijo con aire magnánimo:             
«Si tienes oro magnífico,           
dámelo, dámelo, dámelo.»             
                                     
Ellos lo daban con lágrimas         
entre sí diciendo estáticos.         
¡Así te picara un pérfido           
tábano, tábano, tábano!             
                                     
Hasta que el anzuelo rígido         
le prendió de un juez seráfico,     
que le dijo: ¿Tienes débitos?       
Págalos, págalos, págalos.           
                                     
Y en recompensa a sus crímenes       
le puso el verdugo impávido,         
para apretarle las vértebras,       
cáñamo, cáñamo, cáñamo.             
                                     
Mucho sufrió luego su ánima         
que os dijera ¡voto a chápiro!       
Mas por no cansar al prójimo,       
cállolo, cállolo, cállolo.           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.