Himno al criador - Poemas de JUAN AROLAS

Poemas » juan arolas » himno al criador

Himno al criador

Ni el sol puede apagar su ardiente llama,     
ni la tierra, que guardas suspendida,         
el grito universal con que te aclama,         
señor del sol, del mundo y de la vida.       
                                             
Las esparcidas razas de los hombres           
diversas en color, rito y costumbre,         
te llaman sin cesar con varios nombres,       
gran ser, Rey y salud, principio y lumbre.   
                                             
Esta voz que dirige sin flaqueza             
todo siglo y lugar a tu sagrario,             
es un perfume vivo a tu grandeza,             
lo quema el corazón que es, incensario.       
                                             
Cuando al silencio amigo de la luna           
mecido en un ramaje tembloroso               
do tiene su esperanza, patria y cuna,         
suspira el ruiseñor armonioso,               
                                             
pájaro solitario en su desvelo,               
que viste humilde cuna sin colores,           
siendo dulce laúd y arpa del Cielo,           
intérprete del alma en sus amores;           
                                             
que al desterrado bardo representa,           
peregrino en un mundo de agonía,             
que de hieles y absintio se alimenta,         
mientras vierte raudales de ambrosía;         
                                             
cuando en éxtasis plácido y sonoro           
enlaza los sonidos su garganta,               
cual cadena tenaz de eslabón de oro,         
llenando el bosque de ilusión... él canta... 
                                             
Canta, Señor, tu gloria en el reposo,         
que aunque dormida está naturaleza,           
no duerme su cantor más delicioso,           
y aunque acabó la luz, tu gloria empieza.     
                                             
Cuando el hombre miró sus esperanzas         
caer cual hojas secas y perdidas,             
que al fin ya del otoño en mil mudanzas       
agitaran las auras atrevidas;                 
                                             
cuando cada pesar impertinente               
de que la humanidad nunca se libra,           
un surco de dolor aró en su frente,           
y de su corazón gastó una fibra,             
                                             
y el amor deslustró la gasa pura             
y aquel brillante polvo de sus alas,         
cual insecto que pierde sin ventura           
en las manos de un rústico sus galas,         
                                             
es fría la amistad, pierde su baño           
de dorados barnices la mentira,               
desnudo se presenta el desengaño             
y la varía quimera se retira;                 
                                             
cuando el hombre su triste pensamiento       
separa de este todo y lo levanta             
a la mansión eterna del contento             
que embellecen los ángeles... él canta...     
                                             
Canta, Señor, tu dicha que no cesa,           
suspira por un bien que no se acaba,         
y vagando en tu luz que le embelesa,         
por gozarte sin fin, sin fin te alaba.       
                                             
Cuando el genio se eleva en su destino,       
sigue su inspiración sublime y rara,         
y da formas al bronce florentino,             
quiere arruinar el mármol de Carrara;         
                                             
cuando pinta en los lienzos preparados       
angeles melancólicos y bellos                 
de contornos aéreos, delicados,               
largo perfil y nítidos cabellos,             
                                             
O vírgenes de flor, velado el seno           
más puro que el aliento de un Querube,       
cuyo semblante oval, de gracias lleno,       
salta de leves gasas de una nube;             
                                             
cuando con vena rica y abundante             
que ha de dar a sus ansias lauro eterno,     
describe como Milton, o cual Dante,           
el Edén de delicias, o el infierno,           
                                             
o derrama en sus notas cadenciosas,           
que el corazón en éxtasis arroben             
lluvia de vibraciones sonorosas,             
como el cisne de Pésaro y Beethoven:         
                                             
Cuando suspende el alma y el sentido,         
excita los afectos, los encanta,             
y por el entusiasmo sostenido                 
domina los espíritus... él canta...           
                                             
Canta, Señor, los dones que tú envías,       
que el genio es hijo tuyo, si derrama         
en mármoles y lienzos y armonías             
esa expresión feliz que el mortal ama.       
                                             
Cuando con el rumor de bronco trueno         
preñado como el mar de espuma hirviente,     
que rebosa en los diques de su seno           
y corona su salto sorprendente,               
                                             
se desprende el Niagara, de su asiento,       
émulo del diluvio proceloso,                 
rey de las cataratas turbulento,             
de masas de cristal turbio coloso;           
                                             
cuando con gran sorpresa de sí mismo,         
desde el aire azotado que domina,             
derrumba a las entrañas del abismo           
que le sirve de tumba cristalina;             
                                             
cuando el iris magnífico retrata             
en medio de brillantes surtidores             
de menudos aljofares y plata,                 
que saltan con murmullos hervidores;         
                                             
cuando ruge feroz como tormenta,             
y al que mira embelesa o bien espanta,       
pues vierte los furores que alimenta         
en sus raudales líquidos... él canta...       
                                             
Canta, Señor, tus glorias y portentos,       
canta tus alabanzas noche y día,             
y los siglos escuchan siempre atentos         
su monótona y tosca sinfonía.                 
                                             
Amad al Hacedor los que le amasteis,         
y el que nunca le amó, que le ame luego,     
implorad su favor los que implorasteis,       
y el que nunca imploró, comience el ruego.   
                                             
En torno de su trono se reúna                 
suspiro general de todo el mundo             
que empiece en el vagido de la cuna           
y acabe con el ¡ay! del moribundo.           
                                             
Que Dios formó la lluvia y el rocío,         
pintó también la aurora nacarada,             
y llenó los espacios del vacío               
con globos que ha sacado de la nada.         
                                             
Él ha dado a los justos por sustento         
el maná de su amor que vivifica,             
y al malvado el atroz remordimiento           
que no duerme jamás, áspid que pica.         
                                             
Él las alas al céfiro engalana               
templadas en sus fuentes de frescura,         
lo enmarida también con la mañana             
para que nazcan flores de ventura.           
                                             
Amad al Hacedor los que le amasteis,         
y el que nunca le amó, que le ame luego,     
implorad su favor los que implorasteis,       
y el que nunca imploró. comience el ruego.   

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.