En el album de s. a. la infanta doÑa isabel - Poemas de JOSÉ ZORRILLA

Poemas » jose zorrilla » en el album de s a la infanta dona isabel

En el album de s. a. la infanta doÑa isabel

En vuestro álbum escribir           
me ordena Vos un sér               
de quién me ordenó vivir           
Dios cautivo hasta morir           
por amor y por deber.               
Mas dignaos advertir               
que para haceros servir             
no era tanto menester,             
pues me honrais Vos con querer     
lo que a mi me honra cumplir.       
                                     
Su sola presentación               
por sólo ser de quién es,           
da a este álbum pasa y razón;       
y pues prez da y galardón           
él donde va, venga pues;           
yo sé que mi obligación             
es poner mi corazón                 
y mi pluma a vuestros pies;         
y lo están... sin interés,         
sin plazo y sin condición.         
                                     
Más de este álbum ¡ay de mi!       
Hay que miniar el papel             
con una gota turquí                 
de la sangre de una hurí           
recogida en un clavel,             
y tomando por pincel               
el pico de un colibrí,             
que no iba más que miel;           
en vuestro álbum, Isabel,           
no se escribe más que así.         
Quisiera así escribir yo:           
pero así, ¿cómo y con qué?         
La que por Vos me le dió           
en mis manos le dejó               
me dijo "escribe " y se fue¨.       
Le he de escribir,¿cómo no?         
Mas, señora, os juro a fe,         
que desde que a mi llegó           
no sé lo que me pasó               
que lo que es de mi no sé.         
Le miro y vuelvo a mirar,           
le hojeó y vuelvo a hojear;         
una hoja de la otra en pos         
me detengo a contemplar;           
una busco en que firmar             
y se me pasa entre dos.             
¡Ay! Vuestro álbum es el mar       
en donde me arroja Dios             
mi pensamiento a buscar...         
  y yo no hablo más que a Vos.       
Busco una idea a través             
  del ondulaje en que van           
y vienen, como una mies             
sobre quien los vientos dan,       
las mias; pero mi afán             
perdido e inútil es:               
mis pensamientos están             
todos con Vos.¿Qué trae, pues,     
vuestro álbum? ¿Es talismán         
que os echa almas a los pies?       
De vuestra cámara real             
trae el perfume sutil:             
vuestros labios de coral           
con vuestro aliento vital           
le han dado nardos de abril         
el olor primaveral,                 
y en su canto marginal             
de vuestra mano gentil             
se adivina la señal                 
de los dedos de marfil.             
Eso trae, y eso al traer,           
trae de mi alma al interior         
de la esperanza el albor,           
la luz al amanecer,                 
la prez de vuestro favor,           
al vapor de vuestro sér,           
no como de una mujer               
sino como el de una flor:           
la flor que planta el deber         
y que cultiva el honor.             
  Trae además para mí               
vuestro álbum más alta prez         
que ambiciona la altivez           
de mi ingenio baladí:               
jamás fué par el neblí             
con el águila; y buen juez         
de mí mismo, si esta vez           
hasta estas hojas subí,             
mirad que me alzó hasta aqui       
vuestra regia esplendidez.         
Aqui os voy, pues, a poner         
un cantar, no por llenar           
un deber, no; por saber             
que, el álbum al registrar,         
por mis versos vais, al leer,       
vuestros ojos a pasar;             
y si logro yo el placer             
de que os logren agradar,           
¡qué honrados se van a ver         
los versos de mi cantar!           
Más ¿por qué anheláis señora,       
tener aquí un vil montón           
de versos míos, ahora               
que mi vieja musa llora,           
y a la puerta del panteón,         
la vejez me desvigora,             
del mundo me desamora,             
me amilana el corazón               
y tiene a mi guzla mora             
descordada en un rincón?           
¿Cómo ya hasta Vuestra Alteza       
elevar podrá un cantar             
un viejo, de quien ya empieza       
a desvariar la cabeza               
y la lengua a balbucear,           
y que vacila y tropieza             
al escribir y al andar?             
Imposible: mi torpeza               
de este papel la limpieza           
no se atreve a emborronar.         
Vuestra Alteza me perdone:         
para mí es sólo el sonrojo         
de no poder vuestro antojo         
cumplir, mas la edad me abone.     
Llegar a viejo supone               
cambiar de ser; no es mancilla;     
mas dejar de ser, humilla;         
y pues lo que fué ya no es,         
sólo pone a vuestros pies           
lo que fué  JOSÉ ZORRILLA           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.