Yo, el brujo - Poemas de José Roberto Cea

Poemas » jose roberto cea » yo el brujo

Yo, el brujo

Yo soy Quirino Vega,                                   
Tengo hierbas de pájaros malignos                       
Para falsear candados y memorias.                       
Tengo, además, oraciones que alejan la maldad           
Y hacen retroceder al enemigo.                         
                                                       
Yo, Quirino Vega,                                       
Sé matar la cal viva, pero sufro.                       
Hace años que he muerto para el ángel,                 
Pero me sobreviven, la Chagua Théspan, mi mujer,       
Y los diez hijos.                                       
Seis hembras ya cazadas y casarse,                     
Y el resto, unos muchachos locos,                       
Alegres como pascuas.                                   
Lo que sé, lo heredo de mi padre.                       
Él sabía sus cosas. ¡Tantas sabía!                     
Que me alcanzó a dejar mucho que vale.                 
Por ejemplo, su corazón de codorniz salvaje.           
Y ese afán tan limpio,                                 
De agua que no cede en el pantano,                     
Que todo lo del mundo se encuentra en su lugar.         
                                                       
El nombre que me puso,                                 
Según dicen las piedras del coral,                     
Fue para que yo no perdiese el camino.                 
Y las espinas no dejaran su huella en mi memoria.       
Y las hormigas me trajeran gusanos moribundos,         
Sapos muertos y cogollos de plantas misteriosas         
Que harán perder el agua de las pilas…                 
                                                       
Yo, Quirino vega,                                       
Siempre anduve en camisa de once varas                 
Por decir la verdad a quema ropa                       
Y no hacer uso de platos de lentejas.                   
                                                       
No di palos de ciego, me cayeron.                       
Pero ahí voy, de memoria en memoria,                   
Más querido que el aire y que el dinero.               
Repartiéndome azul, a manos llenas.                     
Dándome de verdad, completamente nuevo en cada entrega. 
Sin sudar tinta, sí, pero soberbio.                     
Así somos los brujos en Izalco.                         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.