Oda al cometa de 1825 - Poemas de JOSÉ MARÍA HEREDIA

Poemas » jose maria heredia » oda al cometa de 1825

Oda al cometa de 1825

Que el autor supone ser el mismo que apareció en 1811 
                                                       
Planeta de terror, monstruo del cielo,                 
errante masa de perennes llamas                       
que iluminas e inflamas                               
los desiertos del Éter en tu vuelo;                   
¿Qué universo lejano                                   
al sistema solar ora te envía?                         
¿Te lanza del Señor, la airada mano                   
a que destruyas en tu curso insano                     
del mundo la armonía?                                 
¿Cuál es tu origen, astro pavoroso?                   
El sabio laborioso                                     
para seguirte se fatiga en vano,                       
y más allá del invisible Urano                         
ve abismarse tu carro misterioso;                     
¿El influjo del sol allá te alcanza,                   
o una funesta rebelión te lanza                       
a ilimitada y férvida carrera?                         
Bandido inaquietable de la esfera,                     
¿Ningún sistema habitas,                               
y tan cerca del sol te precipitas                     
para insultar su majestad severa?                     
Huye su luz, y teme que indignado                     
a su vasta atracción ceder te ordene,                 
y entre Jove y Saturno te encadene,                   
de tu brillante ropa despojado.                       
Mas si tu curso con furor completas,                   
y le hiere tu disco de diamante,                       
arrojarás triunfante                                   
al sistema solar nuevos planetas.                     
Astro de luz, yo te amo. Cuando mira                   
tu faz el vulgo con asombro y miedo,                   
yo, al contemplarte ledo,                             
elévome al Criador: mi mente admira                   
su alta grandeza, y tímida le adora.                   
y no tan solo ahora                                   
en mi alma dejas impresión profunda:                   
ya de la noche en el brillante velo,                   
de mi niñez en los ardientes días,                     
a mi agitada mente parecías                           
un volcán en el cielo.                                 
El ángel silencioso                                   
que ora inocente dirección te inspira,                 
se armará del Señor con la palabra                     
cuando del libro del destino se abra                   
la página sangrienta de su ira.                       
¡Entonces furibundo                                   
chocarás con los astros, que lanzados                 
volarán de sus órbitas, hundidos                       
en el éter profundo,                                   
y escombros abrasados                                 
de mundos destruidos                                   
llevarán el terror a otro sistema!...                 
Tente, Musa: respeta el velo obscuro                   
con que de Dios la majestad suprema,                   
envuelve la región de lo futuro:                       
tú, cometa fugaz, ardiente vuela,                     
y a millones de mundos ignorados                       
al Hacedor magnífico revela.                           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.