Oda a la noche - Poemas de JOSÉ MARÍA HEREDIA

Poemas » jose maria heredia » oda a la noche

Oda a la noche

Reina la noche: con silencio grave       
gira los sueños en el aire vano;         
cándida, pura, el silencioso llano       
viste la luna de su luz suave.           
¡Hora de paz!... Aquí, do a nadie miro,   
en esta cumbre, alzado,                   
heme, Señor, del mundo abandonado.       
¡Cómo embelesa la quietud augusta         
de la natura, a la sensible alma         
que oye su voz, y en deleitosa calma     
de esta mansión y su silencio gusta!     
Grato silencio, que interrumpe el río     
distante murmurando,                     
o en las hojas el viento susurrando.     
Ya de la noche con el fresco ambiente     
gira en lánguidas alas el reposo,         
que vela fiel bajo del cielo umbroso     
y huye la luz del sol resplandeciente.   
Invisible con él y misterioso             
en llano y montes yace                   
el bello horror, que contristando place. 
¡Cómo en el alma estática se imprime     
el delicioso y triste pensamiento!       
¡Cómo el cuadro feliz que miro atento     
es a par melancólico y sublime!           
¡Ah! su paz de la música prefiero         
al eco poderoso                           
con que se anima el baile bullicioso.     
Allí en salón soberbio, por do quiera     
terso cristal duplica los semblantes:     
de oro vestida y perlas y diamantes       
hermosura gentil danza ligera,           
y con sus gracias y afectado hechizo     
de mil adoradores                         
lleva tras sí los votos y loores.         
¡Admirable es aquesto! Yo algún día,     
de la simple niñez salido apenas,         
en los bailes magníficos y cenas         
de mi amor al objeto perseguía;           
y atesoré con mágica ventura             
de la Joven amada                         
un suspiro fugaz, una mirada.             
Mas ya por los pesares abatido,           
y a languidez y enfermedad ligado,       
muy más me place que salón dorado         
Este llano en la noche oscurecido;       
a la brillante danza prefiriendo         
el meditar tranquilo                     
bajo este cielo, en inocente asilo.       
¡Ah! bríllenme por siempre las estrellas 
en un cielo tan puro como ahora,         
y a la alta mano de mi ser Autora         
puédame yo elevar, viéndola en ellas.     
A ti, Dios de los cielos, en la noche     
alzo en humilde canto                     
la dolorosa voz de mi quebranto.         
Te saludo también, amiga luna:           
siempre tierno te amé, reina del cielo:   
siempre fuiste mi hechizo, mi consuelo,   
en la adversa y la próspera fortuna.     
Tú sabes cuantas veces anhelando         
gozar tu compañía,                       
maldije el brillo del ardiente día.       
Asentado tal vez a las orillas           
del mar, cuyo cristal te retrataba       
en cavilar dulcísimo pasaba               
las leves horas en que leda brillas;     
y recordando mi nublada gloria,           
miré tu faz serena                       
y en tierno llanto desahogué mi pena.     
¡Mas ay! el pecho con dolor palpita,     
herido ya de consunción tirana,           
y cual tú al esplendor de la mañana,     
palidece mi rostro y se marchita.         
Cuando caiga por fin, inunde al menos     
esa luz calma y pura                     
de tu amigo la humilde sepultura...       
...Mas, ¿qué canto suavísimo resuena     
del inmediato bosque en la espesura?     
Es tu voz, ruiseñor, que de ternura       
en dulce soledad mi pecho llena.         
Siempre te amé, porque debiste al cielo   
genio triste y sombrío,                   
tierno y agreste, como el genio mío.     
Perezca el que a tu nido te arrebata,     
y porque gimas gusta de oprimirte:       
¿Por qué no viene como yo a seguirte     
del bosque espeso entre la sombra grata? 
Salta libre y feliz de ramo en ramo       
en torno de tu nido,                     
que a nadie quiero esclavo ni oprimido.   
Noche, antigua deidad, que el caos profundo
produjo antes que al sol, y al sol postrero
has de sobrevivir, cuando severo         
el brazo del Señor trastorne el mundo;   
óyeme: tú serás mientras me dure         
este soplo de vida                       
celebrada por mí, de mi querida.         
Antes del primer tiempo, sepultada       
del caos en el vértice yacías:           
inspirada tal vez ya preveías             
a tu beldad la gloria destinada;         
y ociosa, triste, en el sombroso velo     
tu frente rebozabas,                     
y en el futuro imperio meditabas.         
A la voz del Criador, del Océano         
reina saliste, el cetro levantando,       
de estrellas coronada, desplegando       
el manto rico por el éter vano;           
y al mundo silencioso deleitaba           
en tu frente severa                       
de la alma luna la argentada esfera.     
¡Cuántas altas verdades he aprendido]     
en tu solemne horror, sublime diosa!     
En el silencio de la selva umbrosa       
¡Cuántas inspiraciones te he debido!     
En ti miro al Criador, y arrebatado       
de fervoroso anhelo,                     
pulso mi lira y me levanto al cielo.     
¡Salve, gran diosa! en tu apacible seno   
déjame consolar y recrearme:             
tu bálsamo feliz puede aliviarme         
el triste pecho de dolores lleno.         
¡Noche, de los poetas y almas tiernas     
dulce, piadosa amiga,                     
en blanda paz convierte mi fatiga!       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.