A nuestra señora de castellanos en el solemne acto de su traslación a la iglesia de chamberi - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a nuestra senora de castellanos en el solemne acto de su traslacion a la iglesia de chamberi

A nuestra señora de castellanos en el solemne acto de su traslación a la iglesia de chamberi

Estrella celestial, cándida y pura,       
bella, dulce María,                       
que del querub acoges en la altura         
la grata melodía;                         
                                           
dame que el alma por la Fe inspirada,     
con desusado vuelo,                       
en tu amor sacratísimo abrasada,           
se eleve al almo cielo.                   
                                           
Dame que al son de mi inacorde lira       
a ti mi voz levante,                       
y que al fuego cediendo que me inspira     
tu nombre y gloria cante.                 
                                           
¿Quién al Hispano que gimió vencido       
del Lete en la ribera,                     
quién sino tú contra el Muzlim temido     
de nuevo enardeciera?                     
                                           
«España y libertad» el gran Pelayo         
gritó ante tus altares,                   
y el santo grito resonó en Moncayo         
y se extendió en los mares.               
                                           
De patria y libertad al noble acento       
mil fuertes campeones,                     
tremolaron, intrépidos, al viento         
de guerra los pendones.                   
                                           
¿Quién contrastar pudiera su osadía       
si por la Fe lidiaban,                     
y el nombre sacrosanto de María           
en la lucha invocaban?                     
                                           
Tú sufriste, Castilla, el yugo impío       
del bárbaro Agareno;                       
mas te lanzaste al fin con fuerte brío     
y corazón sereno.                         
                                           
Y Europa entonces admiró tu arrojo,       
en ti los ojos fijos;                     
¡ay, que se vio tu suelo en sangre rojo   
con sangre de tus hijos!                   
                                           
Pero venciste; y do se alzó arrogante     
del error la morada,                       
de la Madre de Dios brilló triunfante     
la imagen venerada.                       
                                           
Un templo erige el pueblo do la bella     
efigie de María                           
fúlgida luce, como blanca estrella         
tras la tormenta impía.                   
                                           
El ínclito Fernán su gracia implora       
doblada la rodilla;                       
la inmensa muchedumbre, protectora         
la aclama de Castilla.                     
                                           
¡Oh sacrosanto amor! ¡Oh eterno día       
anuncio de ventura!                       
Antorcha fue tu sol, de España guía       
contra la hueste impura.                   
                                           
Que a la luz de la Fe se alzó esplendente 
el ángel de la gloria,                     
y férvida corrió la hispana gente         
de victoria en victoria.                   
                                           
Y al soberano esfuerzo, al poderío         
de las armas cristianas,                   
vencido contemplaron al impío             
las costas africanas.                     
                                           
Por ti, oh Virgen, España triunfadora     
mirose en su camino:                       
Fue brillar de dos mundos cual señora     
su espléndido destino.                     
                                           
¡Gloria, gloria a tu nombre! Eterna brille 
tu protección divina:                     
A la horrenda impiedad por siempre humille 
tu enseña peregrina.                       
                                           
Y hoy que Mantua te aclama, venturosa,     
con férvidos loores,                       
vierta, oh Madre, tu mano poderosa         
en ella sus favores.                       
                                           
Viértalos, sí; que vivirá en tus fieles   
por siempre su memoria,                   
y acrecerás con ellos los laureles         
que ciñe España para eterna gloria.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.