A la sma. virgen maría en montserrat - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a la sma virgen maria en montserrat

A la sma. virgen maría en montserrat

Repleatur os meum laude, ut                     
cantem gloriam tuam: tota die                   
magnitudinem tuam.                               
(Psalmo LXX. v. 8.)                             
                                                 
                                                 
No en las ardientes alas                         
de bélico entusiasmo el alma mía                 
hoy afanosa elevará su vuelo;                   
ni absorta al ver las deslumbrantes galas       
de grandezas y pompas mundanales                 
las vanas glorias cantará del suelo:             
No, que en más puro anhelo                       
mi enajenado corazón se inflama,                 
y ante tu altar, inmaculada Virgen,             
ardiendo en viva llama                           
de sacrosanta fe, mi pensamiento                 
a la etérea región raudo se eleva,               
y humilde y venturoso,                           
férvidos himnos a tus plantas lleva.             
                                                 
Acéptalos, Señora; que mi labio                 
pueda cantar tu célica hermosura;               
pintar el amoroso                               
semblante, de bondad y gracia lleno,             
con que al mundo te muestras, ya humillando     
del soberbio Luzbel la altiva frente;           
ya apacible calmando                             
las crespas ondas de la mar hirviente           
en desatada tempestad bravía;                   
o bien cuando a tu influjo en las batallas,     
sedientas del laurel de la victoria,             
conquistaban, con bélica oadía,                 
fúlgidos timbres de perpetua gloria             
las nobles huestes de la patria mía.             
                                                 
¡Oh España, ilustre, España!...                 
¿Qué pueblo consiguiera                         
lauro más bello presentar al mundo               
que el digno lauro que tu sien decora?           
Esclava de María                                 
orgullosa mostrabas por do quiera               
los altos templos que en tu amor profundo       
a la Madre del Verbo levantabas,                 
y con santa piedad, nunca extinguida,           
insigne ejemplo a las naciones dabas.           
¡Ah! ¿Cómo al recorrer las populosas             
ciudades que se admiran en tu seno,             
tu campiña feraz de mirto y rosas               
y de frutos dulcísimos vestida,                 
fúlgidas galas que le presta el Cielo,           
de la Fe no sentir el puro anhelo               
y la esperanza de la eterna vida?               
¡Santuarios do quier! ¡Do quier el signo         
de nuestra santa Religión sublime!               
Parece que su vista                             
perenne dicha al corazón imprime;               
y al contemplar en silencioso templo,           
de la Madre de Dios el busto santo,             
feliz al Cielo se remonta el alma               
bajo la sombra de su níveo manto.               
                                                 
Mas, como perla entre coral luciente,           
cual la cándida estrella de la aurora           
del grato abril al despuntar el día,             
aparece en su trono refulgente                   
una entre todas peregrina imagen                 
que célicos encantos atesora.                   
Contémplase grandiosa su morada                 
del elevado Montserrat umbrío                   
en la peña escarpada,                           
y a la sombra de fértil enramada                 
corre a sus plantas apacible río.               
Allí donde las águilas caudales,                 
vencedoras del viento,                           
entre las fuertes rocas desiguales               
tienen su firme asiento;                         
allí en medio de rústica belleza                 
se alza la mente a la sublime altura,           
y, olvidando feliz la tierra impura,             
sueña de Dios con la eternal grandeza.           
                                                 
¡Ah! ¿Quién al penetrar en el tranquilo         
y solitario albergue,                           
en otro tiempo venerable asilo                   
de justos, sapientísimos varones,               
no se siente un instante arrebatado             
a más dichosa edad?... Nuestra memoria           
de aquel templo sagrado                         
en los gratos recuerdos se enajena,             
y de la Imagen la piadosa historia               
evoca el alma de entusiasmo llena.               
Recordadla, cristianos:                         
En brazos de un Apóstol conducida               
de Barcino en las playas aparece                 
la multitud, de gozo estremecida,               
vítores mil y cánticos le ofrece;               
y al contemplar en ella                         
el fiel traslado de la Virgen bella,             
que es del que sufre celestial amparo,           
«Llega, le dice, matutina estrella,             
ven y serás el luminoso faro                     
que a las virtudes servirá de guía;             
augusto santuario te alzaremos,                 
y humildes a tus plantas rendiremos             
homenajes y ofrendas a María.»                   
                                                 
Y alzose el templo, y a los pies del ara         
santos, reyes y pueblos se humillaron,           
y siete siglos de ventura y gloria               
tus hijos, noble Iberia, contemplaron           
                                                 
Empero ya el momento                             
de la expiación tremenda se acercaba             
para el Monarca indigno, que olvidado           
de religión y patria, descuidado                 
a lascivos placeres se entregaba.               
Presto las puertas de la fiel Tarifa,           
de un vil traidor, por la maldad guiado,         
se abrieron a la intriga miserable;             
raudas las tribus de Ismael osadas               
la Bética invadieron,                           
y tras ruda batalla formidable                   
el cetro godo y su poder se hundieron.           
                                                 
¡Ay, que ya el Guadalete enrojecido             
ya publicando la victoria cierta                 
del Árabe temido,                               
y del triste Cristiano los dolores!...           
¡Ay, que ya los sangrientos invasores           
de Barcino a las puertas se adelantan,           
y al escuchar del pueblo los clamores           
su fácil triunfo con orgullo cantan!             
¿Será la santa Imagen peregrina                 
triste despojo de sus torpes manos?...           
No, jamás: ya un ilustre                         
prelado se encamina                             
al escarpado, silencioso monte                   
que humilde besa el Llobregat sonoro:           
Sobre sus hombros venerable carga               
con paso incierto y tembloroso lleva,           
y por un noble godo conducido                   
la deposita en solitaria cueva.                 
Y al alejarse acaso para siempre                 
de aquel monte y del Busto sacrosanto,           
así exclama, con eco dolorido,                   
de sus ojos vertiendo acerbo llanto:             
«Guarda, guarda en tu seno,                     
fuerte risco, tan célico tesoro;                 
no en tus cumbres jamás el Agareno               
ose imprimir su destructora huella;             
que en ti dejamos, con dolor profundo,           
la imagen sacratísima de aquella                 
que en las penas del mundo                       
es fuente de esperanza y de consuelo:           
Concha serás de perla misteriosa                 
que por nosotros te confía el Cielo.             
Y tú, Madre amorosa,                             
por las lágrimas tristes que derraman,           
por las fervientes súplicas que elevan           
los fieles hijos que tu nombre aclaman           
y hoy hondo cáliz de amargura prueban,           
ahuyenta la ansiedad que les oprime,             
tiende, Señora, tu benigna mano,                 
y a tu pueblo redime                             
del ominoso yugo mahometano.                     
Haz que llegue la hora                           
en que, fúlgido sol de esta montaña,             
torne a lucir tu imagen bienhechora;             
que de tus hijos el amparo sea,                 
y, protectora de la madre España,               
el orbe todo tu grandeza vea.»                   
                                                 
Dijo; y cual si presente                         
tuviera lo futuro ante sus ojos,                 
el grato anuncio se miró cumplido.               
Tras largos años de sangrienta lucha             
del Musulmán los bélicos laureles               
trocáronse en abrojos,                           
y ante el bravo Español gimió vencido.           
Barcino se entregaba a la alegría               
del bárbaro opresor al fin salvada,             
que ya en sus muros tremolar veía               
la sacrosanta enseña que debía                   
brillar más tarde en la oriental Granada.       
                                                 
Empero bien más alto y permanente               
quiso otorgarle en su bondad inmensa             
el supremo Hacedor omnipotente.                 
Era una noche plácida y suave                   
del floreciente Mayo;                           
tímida luna, en lánguido desmayo,               
en el mar de occidente se ocultaba,             
y con acento grave                               
el viento en la floresta murmuraba.             
En esplendor bañado                             
el Monserrat de súbito aparece,                 
óyese el canto de celeste coro,                 
y vaga nube de amaranto y oro                   
en elevada cima resplandece.                     
A contemplar tan singular prodigio               
el pueblo presuroso se adelanta,                 
y, salvando del monte la aspereza,               
oculta cueva mira entre maleza                   
a do penetra con segura planta.                 
Empero ¿qué grandiosa maravilla                 
viene de todos a embargar la mente?             
De improviso descúbrense la frente,             
doblan enajenados la rodilla...                 
La imagen de la Virgen sin mancilla,             
del antro oscuro en escondida estancia,         
con Jesús en los brazos                         
a sus ojos atónitos se muestra:                 
Suavísima fragancia                             
difunde en derredor, vivo destello               
de luz fulgente y pura                           
circunda en torno su semblante bello...         
¿Qué más alta hermosura                         
el fervoroso espíritu cristiano                 
en éxtasis divino soñaría?                       
Así, cercado de radiante lumbre,                 
Jesús a sus discípulos amados                   
en la elevada cumbre                             
del sagrado Thabor se mostraría.                 
                                                 
Ya eminentes varones, rodeados                   
de la entusiasta multitud que llena             
con vítores el viento,                           
conduciendo la Imagen sacrosanta                 
a la ciudad cercana se encaminan:               
Mas, ah, ¡nuevo portento!                       
¿qué poderosa mano                               
sus plantas a las rocas encadena?               
¿Quién del cristiano pueblo de María             
la generosa voluntad enfrena?                   
¡Oh! dejadla, dejadla; es que no quiere         
abandonar su albergue misterioso:               
Otro templo le alzad en ese monte               
do en apacible calma                             
nueva vida parece.                               
Del alto Cielo recibir el alma,                 
y un aire respirar menos impuro...               
Ella en su excelso trono                         
será la blanca nube que se mece                 
de la esperanza en el oriente puro,             
la escala santa de Jacob que ofrece             
fácil camino al inmortal seguro.                 
                                                 
¡Ah! ¿Quién narrar pudiera los blasones         
los altos timbres de su nueva historia?         
Subid al Montserrat, y vuestros ojos             
atónitos contemplen los despojos                 
de extranjeras naciones                         
que príncipes y reyes                           
a los pies ofrecieron de María...               
Contad, contad sus triunfos... Ah, que en vano   
la mente con afán lo intentaría                 
Ved allí las banderas                           
que en Lepanto se alzaban arrogantes             
del potente Selim en las galeras;               
ved de Túnez los ínclitos laureles,             
digna alfombra a su planta,                     
de España gloria, encanto de sus fieles.         
Y si buscáis de paz dulces ofrendas,             
la vista dirigid a la alta cimbria,             
de lámparas ornada;                             
el camarín suntuoso, la estimada                 
corona de brillante pedrería,                   
de sacrosanta fe fúlgidas prendas,               
un instante admirad, y absorta el alma           
en la atmósfera pura y trasparente               
de tiempo más dichoso                           
se agitará con entusiasmo ardiente;             
o del órgano grave y sonoroso                   
al escuchar la grata melodía,                   
de los antiguos, fieles peregrinos               
se fingirá los férvidos cantares,               
que el manso Llobregat entre sus olas           
raudo llevaba a los tendidos mares.             
                                                 
Mas ¡ay! ¿por qué cercada                       
de ingrata soledad y honda tristeza             
hoy se contempla tu mansión, Señora?             
¿Es que la duda y la impiedad ahora             
arrogantes se alzan? ¿Extinguida                 
la fe pudo quedar en nuestro pecho,             
y nuestra mente al seductor halago               
del mundano placer adormecida?                   
¡Deplorable verdad!... ¡Época infausta!...       
¿Qué importa que en el vago                     
círculo del saber, de fama ansiosa,             
oh desdichada humanidad, despliegues             
el mapa de tus triunfos, y orgullosa             
a contemplarlo con afán te entregues?           
¿Qué importa, sí, que de tu seno broten         
mil inventos y mil, si en sed de oro             
te abrasas, cual la Roma degradada               
del pérfido Nerón y de Vitelio,                 
y en el falaz tesoro                             
de tu mezquina ciencia                           
se mira despreciada                             
la sublime verdad del Evangelio?                 
Oro y aplausos prestas al impío                 
que niega de Jesús la omnipotencia,             
en tanto que la Iglesia en hondo duelo           
persecuciones llora,                             
y el Padre de los fieles, sin consuelo,         
tu ciego error y tu ambición deplora.           
                                                 
¡Oh inmaculada Virgen!                           
¿Será que ya en la tierra                       
no brille la justicia? ¿Tu mirada               
del suelo apartas, con desdén profundo,         
al ver de lodo inmundo                           
la miserable humanidad manchada?                 
¡Piedad, piedad, Señora!                         
Aún queda un noble pueblo                       
que extraños cultos de su seno aleja,           
y sólo al Dios omnipotente adora.               
Contémplalo a tus plantas, oh María,             
y concédele pía                                 
la salvación que para el mundo implora.         
Que su llanto copioso, del Eterno               
pueda alcanzar, por tu benigna mano,             
el perdón a los míseros errores                 
en que se abisma el pensamiento humano,         
y llevar dulce alivio al triste anciano,         
al sucesor de Pedro en sus dolores.             
                                                 
¡Oh! dame, Madre mía,                           
que contemple la plácida alborada               
de tan risueño y venturoso día...               
Que por siempre humillada                       
se mire la impiedad, hoy arrogante,             
y la prole de Adán, por ti salvada,             
hosanna eterno a su Hacedor levante.             
Sí; logre yo un momento                         
disfrutar de tan célica ventura,                 
y a tus plantas después, oh Virgen pura,         
tranquilo exhale mi postrer aliento.             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.