A la muerte de jesús - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a la muerte de jesus

A la muerte de jesús

Aut Deus naturae patitur;                 
aut machina mundi evertitur.             
(Sanct. Dionis. Areopag.)                 
                                           
¿Por qué del almo cielo palidecen         
los vivos resplandores?                   
¿Por qué las sombras crecen               
y en triste noche umbría                   
vese trocado de improviso el día?         
¿Por qué brama iracundo                   
inquieto el mar, y en inflamada nube       
el trueno estalla con fragor profundo?     
                                           
¡Ay! que del alto Gólgota en la cumbre     
fatídico se alza                           
tosco madero, do en cruel suplicio         
el Hijo del Eterno                         
cual víctima se entrega al sacrificio.     
Y bárbaros sayones                         
martirizan al Justo,                       
e inicua multitud, que horror inspira,     
por la injusticia y la maldad guiada       
escarnece a su Dios, ardiendo en ira.     
¡Ah! nada templa su furor creciente,       
ni de Jesús la sangre derramada,           
ni de su triste Madre el llanto ardiente: 
Llanto amoroso que al correr fecundo       
la tierra purifica, presagiando           
consuelo y paz y salvación al mundo.       
                                           
Y tú, pueblo deicida,                     
¿no eres el mismo que la voz alzando       
ante el Verbo divino,                     
hosanna al hijo de David decías,           
y amante en su camino,                     
oliva y verdes palmas le ofrecías?         
¡Y hora le niegas! ¡Ay! ¿Qué infausta mano 
te impulsa al crimen, que iracundo y ciego 
desconoces su origen soberano,             
y sordo estás de la clemencia al ruego?   
¿Es que se acerca la terrible hora         
¡Oh mísera Sión! en que perdidos           
los celestiales dones                     
que bondadoso te envió el Inmenso,         
no sólo te contemplen las naciones         
vil juguete de bárbaras legiones,         
del Cielo por castigo,                     
sino que errantes por el ancho mundo       
tus hijos vayan, sin tener ni un pueblo,   
ni un pueblo solo que les preste abrigo?   
                                           
¡Oh! si, se acerca: con tu propia mano     
en tu seno has abierto la honda herida;   
que no Isaías lo anunciara en vano,       
ni fuera de Ezequiel la voz perdida.       
Si, ya espira Jesús... El eco airado       
resuena de Jehová, triste la lumbre       
desfallece del sol; tiembla la tierra     
del uno al otro polo,                     
y las cenizas que la tumba encierra       
se reaniman, causando al hombre espanto:   
Chocan las piedras, y del templo santo     
se rasga el sacro velo...                 
Ruge Satán en su infernal morada,         
que el alma fiel, de su poder salvada,     
feliz ya puede remontarse al Cielo.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.