A jerusalem - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a jerusalem

A jerusalem

Dabo domum istam sicut                       
Silo, et urbem hanc dabo in malecditionem   
cunctis gentibus terrae.                     
(Jerem., cap. XXVI, v. 6)                   
                                             
                                             
Triste Sión, tu manto                       
rasga en señal de perdurable duelo;         
alivio sea a tu dolor el llanto,             
que eterno es tu quebranto,                 
y a la vez lo publican tierra y cielo.       
                                             
Por la maldad guiados                       
tus hijos a su Dios desconocieron;           
diéronle dura muerte despiadados,           
y en su furor, osados,                       
su nombre y su poder escarnecieron.         
                                             
¡Ay! llora: el sacrificio                   
ya consumado está... La turba ciega         
huye aterrada del fatal suplicio,           
que, de su culpa indicio,                   
tiembla el orbe y su luz el sol le niega.   
                                             
Y el trueno ruge airado,                     
desátase la mar embravecida,                 
el hirviente volcán brama irritado,         
y el mundo ve asombrado                     
en los sepulcros renacer la vida.           
                                             
¡Tiembla, Sión!... Llegada                   
es para ti la hora... Infausta guerra       
dejará tu campiña desolada;                 
tu prole desdichada                         
amparo no hallará sobre la tierra.           
                                             
Del Gólgota en la cumbre                     
aún yace Dios, pendiente del madero:         
Cércale en torno misteriosa lumbre;         
amor y mansedumbre                           
muestra la faz del celestial Cordero.       
                                             
Amor, amor profundo                         
que eterno bien y salvación ofrece:         
La esperanza por él reina en el mundo,       
y Luzbel iracundo,                           
vencido en sus cavernas se estremece.       
                                             
Mas ¡ah! que designado                       
el Verbo fue, cual víctima expiatoria,       
para lavar la mancha del pecado,             
y su sangre ha regado                       
la palma celestial de esta victoria.         
                                             
La existencia debía                         
costar de un Dios, y de su Madre tierna     
el ardoroso llanto, que sería               
ofrenda dulce y pía                         
de paz y amor y de ventura eterna.           
                                             
Ella siguió anhelante                       
los pasos de Jesús: de pena herida           
tinto en sangre miró su albo semblante,     
y muda, palpitante,                         
hora ¡ay triste! en la cruz lo ve sin vida. 
                                             
¡Oh, Madre! Sin consuelo                     
vuelves los ojos hacia el Hijo amado:       
Él era sólo tu constante anhelo...           
¿Quién ya podrá en el suelo                 
dar alivio a tu pecho acongojado?           
                                             
El mundo nada encierra                       
que lenitivo a tu aflicción señale:         
De la muerte el silencio tu alma aterra,     
sola estás en la tierra...                   
¡Ay! no hay dolor que a tu dolor iguale.     
                                             
¿Cómo al ver tu tristura                     
no se conmueve el pecho del impío?           
¡Oh! déjame un momento, Virgen pura,         
unir en tu amargura                         
a tu llanto de amor el llanto mío.           
                                             
Y tú, ciudad deicida,                       
si de Jesús la suma omnipotencia             
adivinas de horror estremecida,             
llega a sus pies rendida,                   
que es fuente inagotable de clemencia.       
                                             
Mas ¡ah! que el orbe entero                 
de tu impiedad, ob pueblo, es ya testigo:   
No hay perdón para ti... Grande y severo     
se alza el Dios justiciero...               
¡Su eterna maldición irá contigo!           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.