A dios en el augusto sacramento de la eucaristía - Poemas de José Lamarque de Novoa

Poemas » jose lamarque de novoa » a dios en el augusto sacramento de la eucaristia

A dios en el augusto sacramento de la eucaristía

Ego sum panis vivus,                                   
qui de caelo descendi.                                 
(S. Joan. cap. 6. v. 51.)                               
                                                       
Mi humilde lira dadme, que en cántico sonoro           
de Dios la omnipotencia mi labio ensalzará;             
y el pensamiento en bello, feliz sueño de oro           
cual vagarosa nube al cielo se alzará.                 
                                                       
¡Oh, quien del rey profeta el arpa melodiosa           
tuviera, y la fecunda, sublime inspiración!             
mi trova fuera entonces más grata y armoniosa           
que la que entona el ave, dulcísima canción.           
                                                       
Ya lejos del revuelto, inmenso mar del mundo           
embriágase mi alma de místico placer;                   
y ardiendo en viva llama de santo amor profundo,       
de la materia el lazo intenta audaz romper.             
                                                       
¡Jehová, tú eres la vida!... El alto firmamento         
y la anchurosa tierra se alzaron a tu voz;             
y en el inmenso espacio más rápidos que el viento,     
mil mundos se agitaron de tu mirada en pos.             
                                                       
¡Jehová, tú eres la vida!... El puro sol brillante     
que alumbra de cien orbes la ignota inmensidad,         
es sólo de tu gloria destello rutilante,               
sujeto a tu sagrada y eterna voluntad.                 
                                                       
Yo admiro, Dios supremo, tu inmenso poderío             
en el sulfúreo rayo, del trueno en el fragor;           
en los hirvientes mares, en el sonante río,             
en el tremendo empuje del noto bramador.               
                                                       
Y en la callada noche, cuando las auras leves           
los cedros seculares agitan al pasar,                   
parece que tu planta en los espacios mueves,           
y el eco de tus pasos figúrome escuchar.               
                                                       
Mas ¡ay! que en vano espero que a mí llegues radiante   
como bajar te viera Moisés al Sinaí:                   
Conozco no soy digno de ver tu almo semblante...       
Mi pensamiento solo volar puede hacia ti.               
                                                       
¡Oh Dios tres veces santo! Y ¿quién tu omnipotencia     
y tu bondad sublime podrá desconocer?                   
Yo admiro los destellos de tu divina ciencia,           
y humildemente adoro tu incomprensible Ser.             
                                                       
Un tiempo fue que el hombre tus leyes olvidando         
mil crímenes y horrores terribles cometió;             
y audaz, y torpe y ciego, de tu poder dudando,         
a impuros, falsos dioses sacrílego adoró.               
                                                       
Mas pronto de tu ira los rayos tremebundos             
lanzaste, y convertidos no más que en polvo vil,       
se vieron los altares, los ídolos inmundos             
que torpe objeto fueran de adoración servil.           
                                                       
Y entonces tu Hijo amado bajó al mísero suelo           
para salvar al hombre del yugo de Luzbel;               
y diole nueva vida, y diole el pan del cielo           
y de salud el cáliz; eterna unión con Él.               
                                                       
¡Oh Dios! Yo reconozco tu gran misericordia             
en este sacramento que nos libró del mal:               
Él es el lazo fuerte de la feliz concordia             
que existe entre el humano y el Ser que es inmortal.   
                                                       
Y aun cuando no soy digno que a mí llegues radiante     
como bajar te viera Moisés al Sinaí,                   
a ti raudo se alza mi espíritu anhelante,               
y al ver la sacra Hostia mi fe te adora allí.           
                                                       
¡Señor, por ti fue el mundo!... Mas ¡ay! llegará un día 
en que en la nada horrenda a hundirse volverá.         
Así la aterradora, sublime profecía                     
cual de Daniel los sueños cumplida se verá.             
                                                       
¡Señor, todo lo puedes!... En esa hora de espanto,     
cuando en los aires ruja la ronca tempestad...         
¡Oh! cúbrenos piadoso con tu divino manto,             
y sálvese, Dios mío, la triste humanidad.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.