La caza - Poemas de José Joaquín de Mora

Poemas » jose joaquin de mora » la caza

La caza

De la torre           
de Segura             
sale y corre           
con premura           
muy festiva           
fiera y viva           
tropa activa           
de aventura.           
                       
Son hidalgos,         
y escuderos           
con sus galgos,       
y troteros,           
con sus pajes,         
y equipajes,           
ricos trajes           
y monteros.           
                       
Los barones           
con capuces,           
y espontones           
y arcabuces,           
van ligeros,           
caballeros             
en troteros           
andaluces.             
                       
Van corambres         
atestadas             
de fiambres           
y empanadas;           
van pichones           
y jamones,             
provisiones           
delicadas.             
                       
Ya la trompa           
los inflama.           
¡Con qué pompa         
se derrama             
la cuadrilla           
sin mancilla!         
No más brilla         
febea llama.           
                       
Descubriendo           
res segura,           
van ciñendo           
la espesura;           
y al retrete           
do se mete,           
ya el jinete           
se apresura.           
                       
Y un venado           
corpulento,           
bien chapado,         
nada lento,           
se abalanza           
sin tardanza,         
y se lanza             
como el viento.       
                       
Por los cerros         
escarpados,           
van los perros         
fatigados.             
Los más fíeles         
son lebreles,         
en tropeles           
afanados.             
                       
Mide el suelo         
Blas Reinoso,         
rapazuelo             
bullicioso.           
Le hizo daño           
su castaño,           
que es huraño         
receloso.             
                       
Luego tumba           
Cosme Hermida.         
¡Cuál retumba         
su caída!             
Y él se para,         
¡suerte avara!         
con la cara           
mal herida.           
                       
Las costillas         
de Alvarado           
en astillas           
han quedado.           
De una breña           
se despeña             
Gil de Peña,           
descrismado.           
                       
Ya los canes           
más no pueden,         
y haraganes           
retroceden:           
no hay silbidos,       
ni alaridos.           
¡Qué abatidos         
los que ceden!         
                       
De la bestia           
perseguida,           
la molestia           
concluida,             
diz: ¡qué alarde!     
Dios los guarde,       
fue la tarde           
divertida.             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.