A mi amigo don felipe pardo lima... - Poemas de José Joaquín de Mora

Poemas » jose joaquin de mora » a mi amigo don felipe pardo lima

A mi amigo don felipe pardo lima...

Cual en callado bosque de repente                 
si el ruiseñor en la flexible rama                 
la leve garra fija, prontamente                   
la turba de los pájaros lo aclama,                 
y en cada cual emulación excita,                   
y en estímulo armónico se inflama;                 
tal mi callada inspiración se incita,             
Pardo, desde el momento venturoso                 
de tu llegada, y nuevo son medita.                 
Lanzárame un impulso fragoroso                     
de la región poética, cual trueno                 
que del valle feliz turba el reposo.               
Y aquel espacio cándido y sereno                   
donde en placer bañé la fantasía,                 
y en sensaciones plácidas el seno,                 
disipose veloz, y el albo día                     
tornose en sombra, cuyo peso grave                 
ciñera en opresión el alma mía.                   
Cual masa inerte en la ligera nave                 
crucé el tranquilo mar; sorda la mente             
al habla de las musas tan suave.                   
Si bien al respirar el dulce ambiente             
del Perú, sentí el pecho conmovido,               
y más al lado de benigna gente,                   
empero, tú lo sabes, escondido                     
guarda el pensar el alma del poeta,               
cual diamante de peñas revestido.                 
Y allí se oculta en la mansión secreta,           
esquivando lanzar extraños sones                   
que no entiende quizás turba indiscreta.           
Tu loor escuché... fuerza es perdones             
la pueril vanidad; pensé al momento               
ceñirme a ti con fuertes eslabones.               
Cumpliose el voto, y amistoso acento               
sonó en tu labio, y ya en vigor activo             
se cambia el perezoso abatimiento.                 
Sale de su prisión, no ya cautivo,                 
el impulso vital: raudo circula                   
por las venas, ardor plácido y vivo.               
En vano la razón lo disimula;                     
a la imaginación su vez no alcanza,               
ni del genio los trámites calcula.                 
¿Por qué si la comprimen se abalanza               
frenética a las auras; si la aguijan               
inmóvil queda y tímida no avanza?                 
Por más que la atormenten y la aflijan,           
ella ríe: si ríen, se entristece...               
¿Quién hallará preceptos que la rijan?             
Ora por largos días enmudece,                     
y en tarda frase de rastrera prosa                 
sus ímpetus osados envilece.                       
Mas súbito estallando rumorosa                     
la inspiración se anima y se dilata,               
como al rayo solar la tierna rosa;                 
y sus tesoros rítmicos desata,                     
y en torrente continuo de armonía                 
la muchedumbre atónita arrebata.                   
¡Arcano celestial! ¡dulce poesía!                 
¡Solaz del alma noble! De la tierra               
nunca desaparezca tu ambrosía.                     
Harta calamidad al mundo aterra,                   
hartos males derraman de consuno                   
codicia, desamor, engaño y guerra.                 
Sobradamente triunfan uno a uno                   
tan execrables monstruos, espantando               
los orbes con estrépito importuno.                 
Y ya que seducido el necio bando                   
ante sus aras dobla la rodilla,                   
¿todos han de imitar el yerro infando?             
Pueda libre quien huye tal mancilla               
por el campo de aéreas ilusiones                   
soltar el vuelo al ánima sencilla.                 
Y combinar los agradables sones,                   
de modo que en simétrica medida                   
ablande los sencillos corazones.                   
Así las amarguras de la vida                       
en goce inocentísimo convierte                     
fuerza potente al genio sometida.                 
Tú, amigo, los mandatos de la suerte               
cumple dócil, pues ella te señala                 
región alta, do el ánimo despierte.               
Allí en dulce rimar el fuego exhala               
que arde en tu pecho; los conceptos viste         
con grave pompa y esplendente gala.               
De la elegía la cadencia triste                   
ya hermoseaste un tiempo; y en la escena           
lauro perene cultivar supiste.                     
Sigue luchando en tan ilustre arena.               
Ora en lírica estrofa el entusiasmo               
del corazón ardiente desenfrena;                   
o ya la admiración pinta y el pasmo               
de la creación magnífica, o del vicio             
hiere el poder con rígido sarcasmo.               
Enlaza cauteloso el artificio                     
con el concepto; la razón y el gusto;             
la atrevida ficción con el juicio.                 
Huye todo lector del vate adusto                   
en cuyo estilo es regla necesaria                 
que todo sea excelso, grande, augusto.             
Naturaleza es bella porque es varia:               
la sensación con que ora nos seduce               
borra con otra sensación contraria.               
No siempre el sol a nuestros ojos luce             
también la niebla que tras él se extiende         
a pensamientos gratos nos induce.                 
El vulgo de versistas no comprende                 
más que la ley severa de la moda,                 
y a efímeros aplausos sólo atiende.               
A la opinión presente se acomoda,                 
siéndole igual que triunfe opinión griega,         
turca, africana, escandinava o goda.               
La dramática musa abraza ciega                     
línea uniforme de eternal fastidio,               
que mis sentidos en sopor anega.                   
Aquellos tiempos francamente envidio               
en que usaba el fingido personaje                 
ya el tono de Marón o ya el de Ovidio.             
¿Vestirán por ventura igual ropaje                 
Agamenón y el Cid? Pues por lo mismo               
no debe ser idéntico el lenguaje.                 
Mas hoy con pedantesco rigorismo                   
monótono romance nos aqueja,                       
copia infiel de ensalzado extranjerismo.           
Sólo en romance Andrómaca se queja;               
Orestes infeliz grita en romance,                 
y el romance también Dido maneja.                 
Y para mi consuela en tal percance,               
me citas el francés Alejandrino,                   
que es forzoso seguir a todo trance.               
Si es segura esta regla, no adivino               
donde nos llevará paso entre paso                 
de imitadores el tropel mezquino.                 
Mandemos a Paris por un Parnaso                   
que allí no faltará sublime artista,               
rico en ingenio y en moneda escaso.               
¿No vienen el pintor y el tramoyista               
de luengas tierras? Pues allá se encargue         
también un Apolon que nos asista.                 
Bueno es que el genio hispano se aletargue,       
y pues la traba clásica sacude,                   
que más áspero yugo lo recargue.                   
Con tal de que la escena no se mude,               
y el telón sólo indique el entreacto,             
no importa que bostece el patio y sude.           
Lo primero en el día es ser exacto;               
si faltan novedad y lozanía,                       
se suplen con la regla y con el tacto.             
Celos, amor, persecución, falsía,                 
matrimonio, suicidio, paz y guerra,               
todo ha de suceder dentro de un día.               
Un día solo medio siglo encierra:                 
apriétese la historia en tal espacio               
como en barril los higos de mi tierra.             
No haya más que una sala en el palacio,           
centro común de mil y mil sucesos,                 
que así, nos dicen, lo aconseja Horacio.           
Charlen allí los libres y los presos;             
allí enamore el héroe, allí se mate,               
allí de la ira estallen los excesos.               
Y cuando Ofelia, loca de remate,                   
enternezca al Briton con sus endechas,             
burlémonos de tanto disparate.                     
Natura sus facciones contrahechas                 
debe ostentar: no es ella quien nos rige,         
son las reglas artísticas estrechas.               
Si se recrea el hombre o si se aflige,             
ha de ser con las reglas en la mano;               
traba a la inspiración la regla fije.             
Perdona, amigo; rústico profano,                   
me burlo del rigor de la Academia;                 
¿ha de haber en las letras soberano?               
Habrá quien llame mi opinión blasfemia;           
¿y qué me importa, si un amigo sabio               
con su opinión mi pobre esfuerzo premia?           
Ante el iluso vulgo sello el labio.               
Si lo escucho aplaudir un desatino,               
sin pronunciar un solo acento, rabio.             
Ya sé que nunca grabará el destino                 
mi nombre en jaspe: poco me interesa:             
a lo presente mi ambición inclino.                 
Y pues goce poético embelesa                       
mi alma atrevida, quiero que a sus anchas         
vague la musa rápida y traviesa.                   
Nunca la historia consagró en sus planchas         
obra humana perfecta en todo punto.               
Hasta en el Sol se han descubierto manchas.       
La admiración se fija en el conjunto;             
criticar pequeñeces es manía                       
de un censor bilioso Y cejijunto.                 
El autor inmortal de la Atalía,                   
¿no requiebra cien veces a Hermione               
con la más parisién galantería?                   
Pues si es preciso que algo se perdone,           
¿por qué un yugo severo a1 genio humilla?         
Libre a su audaz impulso se abandone.             
¿No has visto en el Alcázar de Sevilla             
aquellos recortados arrayanes,                     
donde el acero más que el gusto brilla,           
figurando ridículos jayanes,                       
pórticos nivelados y derechos,                     
a fuerza de violencias y de afanes?               
Compara esos adornos contrahechos                 
con la grandeza y el aspecto noble                 
del bosque y su espesura y sus repechos;           
donde con pompa altiva se alza el roble,           
y el álamo desplega libremente                     
su tronco liso y su follaje doble.                 
Vaga no vista tímida corriente                     
protegida de bóveda frondosa                       
que impregna de perfumes el ambiente.             
Y más allá la yedra caprichosa                     
con sus colgantes amistosos, viste                 
de áspero tejo la corteza añosa.                   
Allí se inclina al suelo el sauce triste,         
y aquí rugosa agigantada peña                     
al desenfreno de huracán resiste.                 
¿Y el orgullo escolástico desdeña                 
la sublime lección con que natura                 
las sendas de lo hermoso nos enseña?               
Censuramos la gótica estructura                   
del silogismo, en que la mente humana             
encajonar su operación procura,                   
y en simetría rigorosa y vana                     
corta los pensamientos, y construye               
inútil armazón, pueril, liviana.                   
Y cuando a la verdad se restituye                 
su derecho, la pobre fantasía                     
de la anchurosa atmósfera se excluye.             
¿A quién tu corazón se entregaría?                 
¿A una hermosura tiesa, encotillada,               
peinada con esmero y simetría;                     
o a robusta doncella, aunque tostada,             
mórbida, esbelta, cuyas carnes duras               
no atormentó jamás cinta apretada?                 
Cargáronme de argenteas bordaduras                 
allá en mi juventud; calzón estrecho               
mortificó mis blandas coyunturas.                 
Chupa de raso esclavizó mi pecho,                 
y cuando me llevaban a visita,                     
decía mi mamá: niño, derecho.                     
¡Cuántas veces clamé: ropa maldita,               
quiera el destino que Harpagón hebreo             
en encendidas ascuas te derrita!                   
¡Cuántas y cuántas me llevó el deseo               
a la holgura del campo, que no exige               
casaca, ni espadín, ni contoneo!                   
Tal es el genio humano, que se aflige,             
se encoje, se aturrulla, se amilana,               
si áspero dogma sus labores rige.                 
En París admiré la pompa vana                     
del templo de las leyes, que fue cuna             
de una nación presunta soberana.                   
Y vi a Constant subir a la tribuna                 
cargado del precioso manuscrito,                   
y relatar sus hojas una a una.                     
¡Qué pomposo, qué grave, qué erudito!             
¡Qué armonía, qué gracia, qué cadencia!           
Y el bordado uniforme ¡qué bonito!                 
De cuando en cuando airosa reverencia,             
trago de l'eau sucrée , pañuelo fino,             
luciendo peregrina transparencia.                 
¡Con cuanta urbanidad, con cuanto tino,           
al fundador augusto de la Carta                   
hace ver que es más déspota que un chino!         
Y mientras sus periodos ensarta,                   
la mayoría vota, y acribilla                       
a la pobre nación, de frases harta.               
De Londres en la gótica capilla,                   
sin tantos embelecos recodos                       
el torpe abuso del poder se humilla.               
Diez miembros, sans façon, roncan beodos           
mas al rugido de León Britano,                     
ya observarás como despiertan todos.               
Con el sombrero puesto y fusta en mano             
Burdett al opresor audaz confunde,                 
aplaude sus esfuerzos el britano.                 
Grave terror al ministerio infunde;               
triunfa la libertad, y el sacro fuego             
por la agitada masa se difunde.                   
Que allí no es moda el patriotismo, o juego;       
con los puños se explica, no con voces             
medio impregnadas de latín o griego.               
Marchamos empeñados y veloces                     
por el camino del saber; no hay duda:             
ya no hay usos salvajes ni feroces.               
De la generación antigua y ruda                   
huyeron los errores y prestigios.                 
El genio de las ciencias nos escuda.               
Debemos al saber nobles prodigios;                 
mas de natura cándida, inocente,                   
me temo que no queden ni vestigios.               
Cede lo original a lo esplendente;                 
ya no hay sinceridad, sino decoro,                 
y lo elegante es más que lo elocuente.             
Desde que abrió la ciencia su tesoro               
mezcláronse confusas sus doctrinas,               
y el estiércol se junta con el oro.               
Tierno garzón estudia las Ruinas;                 
lo que llaman moral en los folletos;               
se explotan las pasiones cual las minas.           
Los vicios y virtudes son objetos                 
del análisis, como el gas o el jugo               
que encierra de natura los secretos.               
A las leyes también se impone el yugo             
de imitación servil. ¿Qué son mociones?           
¿Qué es honorable? Lo que a Francia plugo.         
La finanza se explica en clausulones               
de oscura metafísica, y en tanto                   
se va el pueblo quedando sin calzones.             
Todo derecho es ora sacrosanto:                   
soez canalla pide garantías                       
en ronco vocejón que causa espanto.               
¿Quién es el que no tiene simpatías?               
¿O quién osa tocar la eterna base                 
en que se apoyan sendas picardías?                 
Así se ligan en absurda frase                     
nuestros arlequinados pensamientos...             
Quiera el buen gusto que esta moda pase.           
¡Pues qué! ¿fueron acaso unos jumentos             
nuestros antepasados cuyo idioma                   
nunca sirvió de organizar talentos?               
Si ropa ajena algún desnudo toma,                 
preciso es que la arregle a su estatura,           
como de Grecia se adornaba Roma.                   
¿Y no será pueril caricatura,                     
donde se parla lengua castellana,                 
que se confundan formas con hechuras?             
En esto de suprema y soberana,                     
Blanco y otros dirán sus pareceres,               
y disputen si quier hasta mañana.                 
Si las autoridades son poderes,                   
cada clase es una jerarquía,                       
si las obligaciones son deberes;                   
si a la regla llamamos teoría,                     
local al sitio, y propiedad al huerto,             
¿quién entiende tan rara algarabía?               
En deplorar tan craso desconcierto,               
de tu paciencia sin piedad abuso.                 
Larga es esta misiva; ya lo advierto.             
Siempre el lenguaje de amistad difuso             
en redundancia estéril se dilata                   
fuera del linde que ha trazado el uso.             
El cumplimiento a la franqueza mata;               
la cortesía con charlar discreto                   
la mente ahoga, y su soltura innata.               
Yo, cual vate andaluz, no la respeto:             
si inspiración fugace me alborota,                 
dejo salir terceto tras terceto.                   
De pronto paro si el furor se agota,               
cual padre Betis en la mar profunda,               
que embravecida el suelo hercúleo azota,           
termina su carrera vagabunda.                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.