Amor niÑo - Poemas de JOSÉ DE DIEGO Y BENITEZ

Poemas » jose de diego y benitez » amor nino

Amor niÑo

Hay muchos que se figuran         
que el amor no más existe         
para los hombres de veinte       
y las mujeres de quince;         
pero tendrán por sabido,         
los que su infancia analicen,     
que hay Abelardos de doce         
y Eloísas de ocho abriles.       
                                 
De carrillos amasados             
con guayaba y alfeñique           
en cuerpos de pomarrosa,         
manos y pies de jazmines,         
eran Pepe y Carmencita           
los dos niños más gentiles       
que en un mismo hogar crecieron, 
él, arcángel y ella, virgen...   
                                 
¡Qué comunismo tan dulce         
de travesuras y ardides,         
de cantos y de juguetes,         
de besos y de confites!           
                                 
Asordan la casa a gritos         
y, corriendo hasta rendirse,     
como tienen para verse           
corazón y ojos de lince,         
se pasan el santo día,           
por alcobas y jardines,           
más jugando al encontrarse       
que jugando al escondite.         
                                 
Amor ejerce en los niños         
atracción irresistible           
y, aunque en ellos no se nutre   
de aficiones baladíes,           
sino de sueños y flores           
que en el alma echan raíces,     
amor es, al fin, que en ellos,   
como en los hombres, reviste     
sus eternos caracteres           
de avaro y de susceptible...     
                                 
Así es que al niño, ante el beso 
que en las mejillas imprimen     
de la niña, los amigos           
de la casa, al despedirse,       
se le llenaban los ojos,         
fieros tanto como tristes,       
de lágrimas trasparentes         
y de miradas de tigre!           
                                 
Mas del beso aquel borradas       
las impresiones hostiles         
con las dulzuras de otro         
que él de su Carmen recibe,       
después de pasar el día           
en cariñoso palique,             
aun se les oye en el lecho...     
durante el sueño sonríen...       
a la mañana, despiertan           
él, arcángel, y ella, virgen!     
                                 
¿Quién habrá que, registrando     
sus memorias infantiles,         
de una Carmen, como aquella,     
no halle la inocente efigie?...   
Hay muchos que se figuran         
que el amor tan solo existe       
para aquellos que, al principio   
de este romancejo, dije.         
                                 
Yo, que no alcanzo a los veinte   
y que a más de veinte quise,     
sé, atendiendo a mi experiencia, 
que el amor, niño sublime,       
solamente en almas niñas         
en paz con el diablo vive,       
manteniéndose de sueños,         
como el canario de alpiste       
y el zumbador de mi tierra       
de claveles y alelíes.           
                                 
Bien hiciera el Poderoso         
creador de cuanto existe         
(sin que esto sea ponerle         
los puntos sobre las íes)         
de mundos en miniatura           
echando en las superficies       
humanidades de niños,             
repúblicas juveniles,             
en donde, por fuerza, todos       
habrían de ser felices,           
¡casándose a los diez años       
y muriéndose a los quince!       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.