Aguadjlla - Poemas de JOSÉ DE DIEGO Y BENITEZ

Poemas » jose de diego y benitez » aguadjlla

Aguadjlla

Desde la bahía.                   
                                   
De las selvas y las ondas         
se alza el pueblo en el regazo,   
junto a las arenas blondas,       
bajo las oscuras frondas,         
como en un perpetuo abrazo         
de las selvas y las ondas.         
                                   
Coronadas de banderas,             
erigen sus verdes lanzas           
las altísimas palmeras,           
y guarecen las riberas             
con sus torres de esperanzas       
coronadas de banderas.             
                                   
Volando sobre las olas,           
de un extremo al otro extremo     
pasan las esbeltas yolas,         
que, en el peligro supremo,       
tienden las alas del remo,         
volando sobre las olas.           
                                   
Al pie de la cruz divina,         
sobre el campanario enjuto,       
algo muy leve se inclina...       
¡y es la parda golondrina,         
como una virgen de luto,           
al pie de la cruz divina!         
                                   
En las llamas de la tarde         
envuelto el flanco terrizo         
del Cuartel, relumbra y arde,     
bajo el pabellón rojizo,           
que es también un áureo rizo       
en las llamas de la tarde.         
                                   
Como una blanca misiva,           
la mansión de tumbas llena         
se abre al cielo pensativa...     
¡y se extiende playa arriba,       
grabada sobre la arena,           
como una blanca misiva!           
                                   
Parecen las sepulturas,           
eternamente arrulladas             
del mar por las ondas puras,       
violetas de las llanuras,         
gaviotas acurrucadas               
parecen las sepulturas...         
                                   
En las nubes de Occidente,         
misteriosos espejismos             
flotan sobre el sol muriente...   
¡y se funden los abismos           
y hay terribles cataclismos       
en las nubes de Occidente!         
                                   
El pelícano resbala               
en lo alto de su elemento,         
su grito de órgano exhala         
y, apenas moviendo el ala,         
como una cruz en el viento         
el pelicano resbala.               
                                   
A los lívidos luceros             
abre el mar sus lobregueces,       
en brillantes reverberos...       
¡y, engañados y ligeros,           
intentan picar los peces           
a los lívidos luceros!             
                                   
Ya se encienden los altares       
de las casitas del monte;         
ya se agrandan los palmares,       
ya se ennegrecen los mares,       
ya se apaga el horizonte...       
¡ya se encienden los altares!     
                                   
Como una ciudad del cielo,         
Aguadilla se estremece             
de las sombras en el velo         
¡y, desprendida del suelo,         
baja y sube y resplandece,         
como una ciudad del cielo!         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.