Sobreviviente - Poemas de JORGE ANTONIO DORE

Poemas » jorge antonio dore » sobreviviente

Sobreviviente

Soy el sobreviviente de mi propio naufragio               
que en inhóspitos mares consumó su bautismo.             
He logrado encontrarme, salvándome a mí mismo,           
de un oráculo negro, de un siniestro presagio.           
Ya puedo transmutarme, cambiar mi plomo en oro.           
En declarada guerra contra estériles fosas,               
soy el hombre que triunfa sobre todas las cosas           
con la fe de un gigante –mi secreto tesoro–.             
Como un sello de vida llevo a Dios en la frente           
estampado en los pliegues de mi humana conciencia         
en donde cada efecto delata una evidencia                 
de causas que proceden desde el Omnipotente.             
En mis hombros se fraguan una promesa de alas,           
honda metamorfosis para un mañana claro                   
donde a la luz perpetua se vivirá al amparo               
de la estéril idea, de las nefastas galas.               
Dios, Dios, Dios es la gota que mana de la fuente         
del alma que no aguarda victorias terrenales.             
Por sobre mis baldías pasiones animales                   
me intuyo en un espejo de luz resplandeciente.           
Velando, hago pedazos esta inercia rotunda               
que, casi inexorable, me grava a lo finito.               
¡Dios!, ¡Dios!, ¡Dios!, es la clave del indómito grito   
con que impido que, en vano, mi humanidad se hunda.       
Transfigurado vivo como Cristo en el monte,               
con una zarza ardiendo sin fin dentro del pecho           
y la vida al costado y la muerte al acecho               
pero con la mirada puesta en el horizonte.               
También guardo una estrella que marca el nacimiento       
glorioso en el establo de mi más pura idea.               
El Dios que vivifica mi interna Galilea                   
dispone de mi barca con agradecimiento.                   
Soy un sobreviviente de la sombra proscrita               
que aprendió del mañana viendo el mundo a trasluz         
y hoy, silente y humilde, voy cargando mi cruz           
por los predios de mi alma convertida en ermita.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.