Resumen - Poemas de JORGE ANTONIO DORE

Poemas » jorge antonio dore » resumen

Resumen

A Astur Morsella, que tantas puertas abre hacia lo eterno.     
Soy un resumen vivo de todo el universo:                       
creo constelaciones de sueños en mis sienes                   
que estallan cada miles de horas hechas versos,               
dando lugar a nuevas estrellas en mi frente.                   
Fuego, agua, tierra y aire –cadena de materia–                 
me componen. Mis venas son ríos esenciales                     
que parten de las fuentes de una vida secreta                 
y encierran el profundo misterio de los mares.                 
¿Qué milagro de fuego –brasa en oculta hoguera–               
mantiene mi energía latente hasta la muerte?                   
Mi corazón en llamas marca un tiempo de espera                 
durante el que concibo dimensiones perennes.                   
En mi prisión de tierra, contra mi tierra lucho.               
Sueño quebrar mi vaso llegando a donde nadie,                 
es la pasión del aire por la que siempre subo                 
y anhelo forjar alas que logren elevarme.                     
En mí se encierra el germen de santidad y a un tiempo         
soy la fatal semilla de todos los pecados.                     
Siembro el bien y más tarde cubro con sal mi huerto           
para llorar a solas mis frutos malogrados.                     
Viviendo en lo absoluto, mi mundo es relativo:                 
me pierdo entre los polos opuestos de las cosas.               
Mi libertad completa sólo es un espejismo                     
que en mi cerebro esparce sus brumas arenosas.                 
Pienso y no sé de dónde me viene esta conciencia               
que al tiempo que me endiosa me crea un enemigo.               
Invento ritos, dogmas, conjuros y en respuesta                 
en pie me pongo y caigo. Me digo y me desdigo.                 
Cuando me lo propongo soy rueda, eslabón, vuelta               
que sabiamente ejerce su condición humana.                     
Pero la misma mano que ofrezco estando abierta                 
la muestro en un cruel puño que clama la venganza.             
¡Qué claridad tan grande; qué confusión terrible               
me anidan hemisferios distintos del cerebro!                   
Proyecto mi existencia –que es siempre imprevisible–           
y para equilibrarme creo el término medio.                     
Tengo cumbres internas que, opuestas a mis valles,             
dirigen altas luces sobre sombras inertes                     
y al tiempo que comprendo mi calidad de nadie                 
intuyo en mi vestigios de un semidiós latente.                 
Como las estaciones, al paso de la vida                       
cambio mis hojas verdes por otras otoñales.                   
Esclavo soy de un ciclo, un tiempo, una medida,               
de una rueda que enlaza principios con finales.               
A todo me parezco y de todo difiero,                           
soy semejante a ríos, a montes y a planetas.                   
Conservo las esencias de un mundo que no entiendo             
inscriptas en mi breve compendio de materia.                   
Pero al fin de mis propios y tercos desacuerdos               
se me ocurre lo eterno. Y estallo en una chispa               
que espera proyectarse desbaratando el tiempo.                 
Y en un divino incendio, descubro que mi vida                 
es un genial resumen de todo el universo.                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.