De niño - Poemas de JORGE ANTONIO DORE

Poemas » jorge antonio dore » de nino

De niño

A mi hijo                                                 
De niño yo jugaba con huellas en la arena,                 
efímeras memorias que el mar efervescente                 
lamía y deformaba. Y a mí me daban pena                   
porque recién nacidas, morían de repente.                 
De niño yo jugaba con huecas caracolas                     
–teléfonos de viento dormidos en la espuma–               
me pasaba las horas dirigiendo las olas                   
y persiguiendo el rumbo, mientras reía a solas,           
de gaviotas fantasmas que horadaban la bruma.             
De niño el mar fue todo, casi mi sangre; acaso             
la escuela de mi alma, mi aliento hecho salitre.           
Soñé veinte mil rutas de viaje hacia el ocaso             
y poseí dos barcos: mi cama y mi pupitre.                 
De niño había tantas estrellas en mis noches               
que no conseguí nunca poderlas numerar.                   
Me acompañaron siempre, prendidos cual dos broches         
del pecho, un gran lucero y un caracol de mar.             
Ya hombre, levé el ancla de mi infantil bahía             
buscando abrirme rumbo de proa a la verdad.               
Pero no me advirtieron lo que yo no sabía:                 
que un insomnio bastaba para poner al día                 
el número de estrellas que alumbra una ciudad.             
En vez de caracolas, obtuve auriculares,                   
encallé en el concreto y me arrojé al asfalto             
como hacia un negro pozo donde se espejan mares           
distantes en la costa sin fin del sobresalto.             
Mi cama, hecha arrecife, me trajo un dolor ciego:         
se evaporó el salitre –mi olor a adolescencia–.           
Trazando estelas rojas, mil pájaros de fuego               
cegaron las gaviotas de luz de mi inocencia.               
Entre puertas y timbres, una pátina impura                 
empañó los recuerdos de mi infancia marina                 
¡absurda marejada de gente sin cordura                     
que a gritos reclamaba salitre en cada esquina!           
Casi pierdo los broches. Una noche el lucero,             
cansado de la niebla, se comenzó a opacar;                 
la caracola, muda, se transformó en velero                 
y loca de nostalgia salió en busca del mar.               
Menos mal del buen viento del norte y las corrientes       
que amparan a la nave que nunca embarrancó.               
Me fui dejando huellas de arena entre las gentes           
y hoy recalo en el puerto donde vuelvo a ser yo.           
Este olor de la costa, este mar y estas huellas           
valen toda la vida. Aquí soy capitán.                     
Como antaño, prosigo con mi cuenta de estrellas           
y en dos broches conservo las insignias más bellas         
que el mar sólo confía a quienes no se van.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.