Romance de la niÑa ausente - Poemas de JAVIER DEL GRANADO

Poemas » javier del granado » romance de la nina ausente

Romance de la niÑa ausente

Fue en esta tierra valluna,           
cantar de sol y payhuaro,             
que desgrané mis romances             
al pie del Ande nevado,               
cuando surgió en mi camino,           
sobre los surcos preñados,             
aquella Niña de ensueños,             
¡aurora y flor de mi pago!,           
que deslumbró mis pupilas             
y puso miel en mis labios,             
embelleciendo mi vida                 
como un paisaje serrano.               
                                       
Por ella me hice poeta,               
y amé en sus ojos sombreados,         
la lumbre de las auroras               
y el vuelo azul de los astros,         
que cantan al Ser Supremo,             
bajo el fanal del espacio.             
                                       
Fue nuestro amor un idilio             
de tierra ardiente y riacho,           
que floreció en el arrullo             
de los hulinchos montanos,             
cuando mis manos sedientas             
de eternidad, destrenzaron             
el oro de los trigales,               
sobre sus hombros de nardo.           
                                       
Sentí en su cuerpo de mieses           
calor de predio sembrado,             
piar de nido en su boca,               
amor de madre, en sus brazos,         
y acariciando en las lunas             
el fruto recién logrado,               
canté a mi valle nativo               
con voz de gleba y charango.           
                                       
Canté la agreste belleza               
de los paisajes serranos,             
la espuma de los torrentes,           
la sierra parda y el llano;           
la nieve de las montañas               
y el latigazo del rayo                 
que incendia los horizontes           
en fulgurar de topacios.               
                                       
Canté las fiestas aldeanas             
y las faenas del agro,                 
donde los rudos labriegos             
encallecieron sus manos,               
agavillando en las eras               
la mies cuajada de granos,             
que salpicó en las quebradas           
el trino de los chihuacos.             
                                       
Canté a las mozas de Colpa             
y a los varones de Ciaco,             
que medran en los breñales             
como las plantas de cacto,             
sorbiendo el cielo en sus ojos         
y la poesía en sus labios.             
                                       
Canté la vida del ayllu,               
¡himnos de sol y trabajo!             
que arracimó las estrellas             
en el clarín de los gallos.           
                                       
Y hundí mis pies en los surcos         
como las raíces de un tacko,           
para absorber en su médula             
el alma del pueblo indiano,           
que floreció en el ramaje             
de las cantutas del Lago.             
                                       
En fin, canté los crepúsculos,         
el cielo azul, el regato,             
la lumbre de la encañada               
y el canto en flor de los pájaros;     
porque en mis venas bullía             
la sangre de mi terrazgo,             
y el madrigal de ternura               
que me brindaron los labios           
de aquella Niña de ensueños,           
¡aurora y flor de mi pago!             
                                       
Pero no quiso el destino               
que continuase cantando,               
y vi quebrarse su imagen               
en el cristal del remanso.             
                                       
La vida se me hizo triste,             
sentí el vacío en mis brazos,         
dolor de ausencia en mis ojos,         
sabor de hiel en mis labios.           
                                       
Y anonadado y doliente                 
quedó mi ser meditando                 
en las miserias del hombre,           
¡polvo de luz y de átomo!             
que hizo inmortal el espíritu,         
en el dolor del arcano.               
                                       
La larva del pensamiento               
rasgó el capullo en mi cráneo         
y abrió sus alas de angustia           
sobre el idílico tálamo,               
donde ya nunca la amada               
me estrecharía en sus brazos,         
acariciando mi frente                 
donde los sueños nidaron.             
                                       
¡Ay!, qué recuerdos evoca             
la vieja casa del rancho,             
donde mi vida fue un sueño             
desvanecido en sus manos,             
y el canto de las alondras             
segó su nombre en mis labios.         
                                       
Y desde entonces, sin rumbo,           
sin fe, ni amor, por los campos,       
huyendo voy de mí mismo               
como una sombra sin llanto.           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.