Simple ruego por el ausente esperado - Poemas de HERIB CAMPOS CERVERA

Poemas » herib campos cervera » simple ruego por el ausente esperado

Simple ruego por el ausente esperado

Para el recuerdo de Andrés Campos                       
Cervera -(Julián de la Herrería)-, que                   
era de mi amistad y de mi sangre.                       
                                                         
Yo te esperé:                                           
eras como un hermano cuya mano se busca,                 
para oprimir los labios calientes de una herida.         
                                                         
Y faltaste, hermano: te quedaste sin voz                 
cuando todos rogaban tu presencia.                       
                                                         
Pero vino tu sombra:                                     
nada más que tu sombra, hermano ausente.                 
                                                         
Abrió la boca antigua, todavía sellada,                 
y dejó florecer sobre los labios duros                   
esta solicitud de perdón por la ausencia:               
«...Ya he devuelto a la tierra lo que era de la tierra, 
pero os queda a vosotros lo que seré mañana.             
                                                         
»No me lloréis, hermanos: estoy entre vosotros.         
Ya no me lleva el tiempo con sus manos de leguas,       
ni me oprime los ojos la forma del espacio.             
                                                         
»Mi vestidura flota sobre el Alba y la Noche,           
más allá del recuerdo.                                   
Mis avatares buscan otro vaso más puro,                 
para infundirme un cuerpo que regrese a vosotros».       
                                                         
Calló tu voz: sentimos que temblabas de frío,           
pensando en que podrías sufrir otra caída.               
                                                         
Como quien se defiende de una angustia indecible,       
murmuré, como un rezo, tu súplica inefable:             
                                                         
«Ya no me lleva el Tiempo con sus manos de leguas       
ni me oprime los ojos la forma del espacio...».         
                                                         
Así sea.                                                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.