Hombre secreto - Poemas de HERIB CAMPOS CERVERA

Poemas » herib campos cervera » hombre secreto

Hombre secreto

Hay un grito de muros hostiles y sin término;         
                                                     
hay un lamento ciego de músicas perdidas;             
hay un cansado abismo de ventanas abiertas           
hacia un cielo de pájaros;                           
hay un reloj sonámbulo                               
que desteje sin pausa sus horas amarillas,           
llamando a penitencia y confesión.                   
                                                     
Todo cae a lo largo de la sangre y el duelo:         
mueren las mariposas y los gritos se van.             
                                                     
¡Y yo, de pie y mirando la mañana de abril!           
¡Mirando cómo crece la construcción del tiempo:       
sintiendo que a empujones                             
me voy hacía el cariño de la sal marinera,           
donde en los doce tímpanos del caracol celeste       
gotean eternamente los caldos de la sed!             
                                                     
¡Dios mío! -Si no quiero otra cosa                   
que aquello que ya tuve y he dejado,                 
esas cuatro paredes desnudas y absolutas;             
esa manera inmensa de estar solo, royendo             
la madera de mi propio silencio                       
o labrando los clavos de mi cruz.                     
                                                     
¡Ay, Dios mío!                                       
                                                     
Estoy caído en álgidos agujeros de brumas.           
Estoy como un ladrón que se roba a sí mismo;         
sin lágrimas; sin nada que signifique nada;           
muriendo de la muerte que no tengo;                   
desenterrando larvas, maderas y palabras             
y papeles vencidos;                                   
cayendo de la altura de mi nombre,                   
como una destrozada bandera que no tiene soldados;   
muerto de estar viviendo de día y en otoño,           
esta desmemoriada cosecha de naufragios.             
                                                     
Y sé que al fin de cuentas se me trasluce el pecho,   
hasta verse el jadeo de los huesos, mordidos         
por los agrios metales de frías herramientas.         
Sé que toda la arena que levanta mi mano             
se vuelve, de puntillas, irremisiblemente,           
a las bodegas últimas                                 
donde yacen los vinos inservibles                     
y se engendran las heces del vinagre final.           
                                                     
¡Cuánto mejor sería no haber llegado a tanto!         
No haber subido nunca por el aire de Abril,           
o haber adivinado que este llevar los ojos           
como una piedra helada fuera lo irremediable         
para un hombre tan triste como yo!                   
                                                     
Dios mío: ¡si creyeras que blasfemo,                 
ponme una mano tuya sobre un hombro                   
y déjame que caiga de este amor sin sosiego,         
hacia el aire de pájaros y la pared desnuda           
de mi desamparada soledad!                           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.