Yo te amo - Poemas de GUILLERMO PRIETO

Poemas » guillermo prieto » yo te amo

Yo te amo

Yo te amo, sí, te adoro, aunque mi labio       
mil y mil veces te llamó perjura,             
aunque la copa horrenda del agravio           
me brindó los placeres tu hermosura,           
te ama mi corazón; Cuando mi mano             
destrozar quiso la feroz coyunda               
que a vil humillación me ató algún día,       
el débil corazón se resistía,                 
Y aunque luché tenaz, luchaba en vano.         
                                               
Feliz viviera yo si siempre ufano,             
al través de mentidas ilusiones,               
hubiera contemplado tu semblante;             
si mas cauto tu labio fementido,               
si mas hábil tu hipócrita mirada,             
con el engaño mismo hubiera envuelto           
la perfidia de tu alma emponzoñada             
¿Por qué no prolongaste el dulce sueño,       
aquel sueño de angélica ventura.               
Yo respiré el placer, el aura pura             
de otra vida feliz me circuía,                 
y a tu lado el torrente irresistible           
del porvenir fatal no me amagaba,             
y cual tranquilo arroyo murmuraba.             
                                               
Cuando entusiasta te estreché en mis brazos,   
cuando el placer entre tus lindos ojos         
con el fuego de amor resplandecía,             
cuando tu boca grata sonreía                   
a mi enajenamiento, mi adorada:               
el grito de escarnio me conturba,             
te llamo ansioso, conocí mi engaño,           
y a mi rival, que irónico me indica           
con su dedo el adusto desengaño.               
                                               
¿Y qué, el copioso, el expresivo llanto       
que con mis manos trémulo enjugaba             
y aquella agitación, aquel quebranto           
que con anhelo tierno consolaba,               
otro amante dichoso lo causaba?               
                                               
Tú al verme recordabas otro amante             
que, con gozo 1o digo, no te amaba,           
otro mirabas tu a mi semblante                 
con dulzura los ojos dirigías;                 
y s otra ilusión feliz, viéndome ufana,       
beldad de maldición, me sonreías;             
y yo entre tanto en lóbrega congoja           
con tu dolor equívoco lloraba;                 
o bien al alma con tu gozo infame             
en célico deleite se inundaba.                 
¡Oh si !a espada del feroz tormento           
en tu pecho con calma revolviera               
la mano del tenaz remordimiento!...           
¡Indigno proceder! ¡atroz venganza!           
Pero es planta marchita que florea             
en mi desierta y lúgubre esperanza,           
que resta a mi existir desesperado.           
Me es estéril el canto de victoria,           
no quiero bendición, no quiero gloria,         
maldito criminal, pero tu amado.               
Si ahora tu mano ingenua me brindara           
las caricias de amor, si entre tu labio       
otra vez escuchara, vida mía,                 
la grata, la dulcísima armonía                 
de tu celeste voz, y si sincera               
el aura de ilusiones hechicera                 
otra vez a tu vista me halagara,               
yo, idolatrado bien, te aborreciera;           
mi placer despertaran tus caricias,           
y el monstruo de la vil desconfianza           
envenenara siempre mis delicias.               
Pero al borrar tu nombre de mi mente,         
cuando el recuerdo del dolor me oprime,       
te odia mi orgullo, el labio te maldice;       
pero siempre te encuentro seductora,           
y siempre el alma con fervor te adora;         
sí, te adoro, mi bien: huyo al sosiego,       
y beso de ignominia la cadena                 
cuando s tu encanto celestial me entrego.     
¡Oh fatal ilusión! ¿por qué te adoro?         
¿por qué, si la conozco fementida,             
tributo a su memoria triste lloro?             
¿por qué de mi pasión en el delirio,           
cuando miro su imagen bienhechora,             
su esbelto talle, su modesta frente,           
sus lindos ojos y su blanda risa,             
no puedo recordarla engañadora?               
¿Y bastará oponer el frágil dique             
de reflexión al bárbaro torrente               
del destino fatal, fácil olvido               
que en otro tiempo me mostró engañosa         
de la felicidad la blanca nube                 
que en el aura apacible se mecía               
resbalando en el azul del cielo?               
Gallarda con el sol resplandecía,             
que ella con ansiedad me la mostraba,         
y que yo embebecido la miraba.                 
¿Por qué con tal astucia del abismo,           
a que riendo ufana me llevaba,                 
mi vista se paró? No la maldigo.               
Cuando la vi en el fondo, clamé en vano;       
la vi en la orilla, le tendí la mano,         
y ella volvió a tenderla, y la apartaba,       
y al irla yo a tocar la separaba,             
mostrando regocijo en mi agonía.               
¡Oh exceso de maldad! Mujer impía,             
¿cuándo mi amor sincero fue inconstante?       
¿qué vez, responde, hubiste descubierto       
a la negra traición en mi semblante?           
Dime ¿cuál es la senda bienhechora             
que me aparta de ti? Siempre te miro;         
la atmósfera inefable de tu encanto,           
peligrosa beldad, siempre respiro.             
                                               
La lira del amor, sin armonía                 
yace sorda en mis manos; a sus cuerdas         
mi inútil llanto le robó el sonido:           
mi bien, te adoraré; pero a lo menos           
hónreme tu odio, y líbreme siquiera           
de volver a tu seno envilecido.               

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.