Desvelado caÍn - Poemas de FRANKLIN MIESES BURGOS

Poemas » franklin mieses burgos » desvelado cain

Desvelado caÍn

A la orilla del aire yo destruyo la sombra             
delgada de los pájaros                                 
solitarios que habitan caídos en el cielo               
pequeño del rocío,                                     
de ese húmedo espejo donde todas las cosas             
del alba se derrumban,                                 
se hunden en el frío metal en donde el trino           
sonámbulo se hermana con la niñez del agua.             
                                                       
A la orilla del aire yo destruyo la rosa               
del rosal, la azucena,                                 
la nube y la guitarra que también es alondra           
nacida en una nueva                                     
presencia quejumbrosa de metales heridos.               
                                                       
A la orilla del aire yo destruyo el aliento             
del ángel, la paloma.                                   
                                                       
Nada queda en mis manos que no rompa                   
en procura de mí mismo en el fondo,                     
en la íntima entraña sepulta de las cosas               
donde lo eterno esculpe su máscara de siempre,         
su soledad más honda.                                   
                                                       
¡Oh Padre imaginado                                     
tras el terrible cielo por donde pasa el viento         
del misterio soplando la voz de sus campanas!           
                                                       
-¿Qué cosa es que supongo hallar                       
tras de tu niebla?                                     
¿Cuál enigma vislumbro oculto tras la negra             
semilla de tu árbol?                                   
                                                       
La noche milenaria                                     
que enroscada descansa sin rostro entre mis huesos,     
la noche que me oprime por dentro y me devora,         
¿no es la misma que cava con sus dedos de sombra       
su abismo en los objetos?                               
                                                       
Por aquí desemboco rodando hasta la gota               
donde la más antigua de mis voces descansa.             
                                                       
Si tú el cálido aliento de tu pulmón soplaste,         
para forjar del barro miserable la estatua             
preciosa de la vida.                                   
                                                       
Yo levanté mi mano valiente hasta tu rostro,           
para inventar la humana presencia de la Muerte.         
                                                       
Desde entonces yo he sido también un dios creador,     
arquitecto único de ese orbe distingo                   
donde el fecundo cielo no hizo del verbo luz,           
sorda parte de un mundo donde la intacta sombra         
es virgen todavía.                                     
                                                       
No es Abel el que muere herido por el golpe             
salido de mi mano, no es Abel el que muere.             
                                                       
Con él sólo destruyo las formas permanentes             
del símbolo primero:                                   
igual me hubiera sido la presencia de alba,             
lo inmutable del cielo.                                 

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.