CanciÓn de la amada sin presencia - Poemas de FRANKLIN MIESES BURGOS

Poemas » franklin mieses burgos » cancion de la amada sin presencia

CanciÓn de la amada sin presencia

Antes de que tu voz fuera color de trino               
y tus ojos dos sombras salobres como algas;           
cuando aún tu sonrisa no era un camino abierto         
para encender al alba, sino una melodía               
en un país remoto de la tarde;                         
entonces, -¿lo recuerdas? -,                           
todos éramos uno en la unidad de Dios,                 
y mi aliento de vida era tu mismo aliento,             
porque tú eras yo.                                     
                                                       
¡Oh indescifrable enigma de la rosa y el viento:       
yo me amaba en ti misma!                               
Todavía el ocaso no era un pájaro muerto               
colgado entre dos ramas,                               
ni se dolía la noche                                   
en la angustia pequeña de los nardos,                 
ni el cielo era de trapo,                             
ni el mar una hoja verde sin sirenas.                 
                                                       
Acaso todavía los lirios no eran lirios,               
ni estrella, las estrellas;                           
ni el sol una sonrisa de claridades altas             
nacida entre dos astros; todavía, te digo,             
que nada tenia forma resuelta entre las cosas;         
el aire no era aire, sino una mariposa:               
solo una mariposa con las alas tendidas.               
                                                       
Qué dolor el de no verte desfilando                   
como ci perfil sonámbulo de un ala                     
entre los mansos árboles sin luna,                     
ni flotando en la noche única y sola,                 
como un ave perdida entre la bruma.                   
                                                       
Sin embargo los dos íbamos juntos                     
sin que tu sombra                                     
gritara por el frío de la palabra "nunca"             
su agonía; sin que ninguna pena,                       
por el silencio mismo en que morías,                   
espigara una rosa de ternura                           
como vivo recuerdo de un alma que se iba.             
                                                       
Qué dolor el de no verte                               
entre estas muchas cosas que no eran:                 
las montañas los nidos, las ranas y los peces,         
la luna grande                                         
mojada de canciones,                                   
la tierra azul y la mañana verde.                     
                                                       
Qué dolor el de no verte;                             
porque este era el instante                           
único y preciso de las nominaciones:                   
ya el viento seria viento; la violeta, violeta.       
                                                       
La mano de lo arcano ponía su etiqueta                 
sobre todas las cosas; ya íbamos a ser:               
mujer, estrella o rosa.                               
                                                       
Pero tú fuiste un atardecer.                           
¡Sólo un atardecer!                                   
                                                       
Y yo, poeta.                                           

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2020 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.