Un bulto casi sin bulto - Poemas de FRANCISCO DE MEDRANO

Poemas » francisco de medrano » un bulto casi sin bulto

Un bulto casi sin bulto

Un bulto casi sin bulto         
de güessos de un hombre sancto, 
un cuerpo de poco cuerpo,       
de carne de un descarnado,       
                                 
remontado por los montes,       
solo, puebla un despoblado,     
y por entre peñas viuas         
trae su vida despeñando.         
                                 
Sobre las sierras peladas       
andan los güessos pelados       
de Francisco o de la sombra     
de Christo cruçificado.         
                                 
Viste el desecho del mundo,     
y dél se a deshecho tanto,       
que es, por deshecho y de hecho, 
dechado de desechados.           
                                 
Un capote de sayal               
es su vestido ordinario,         
hábito de quien tenía           
hábito de andar gallardo.       
                                 
Los dessencasados ojos           
trae con el çielo casados,       
y con los clauos de Christo     
errado, pero no herrado.         
                                 
Todo eleuado en el çielo,       
de tierra todo eleuado,         
eleuado porque a Dios           
su coraçón es lleuado.           
                                 
Quiérese llamar menor           
por su mayor menoscabo,         
menoscabo porque cabe           
en qualquiera menor cabo.       
                                 
Dios por su menor le toma,       
y en todo le a mejorado         
viendo que es lo que le da       
mejorado y mejor dado.           
                                 
Çiñe una cuerda su cuerpo,       
cuerdo en todo y acordado,       
pues con la cuerda concuerda     
los quereres discordados.       
                                 
Sus pies descalços por tierra,   
mas por el çielo descalços,     
siempre en vela sus sentidos     
y de velar desuelados.           
                                 
De su çiliçio y çilençio,       
por no rompérselo, callo,       
y de sus santas rodillas,       
también callaré los callos.     
                                 
Si sus milagros contara,         
fuera muy largo y milagro.       
Ceso, pues, y de su seso         
puede otro seso alabarlo.       
                                 
Sólo diré que en su iglesia     
Dios puso exemplo tan raro       
a perfectos y imperfectos       
para imitallo y mirallo.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.