Verde y eterna yedra - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » verde y eterna yedra

Verde y eterna yedra

Verde y eterna yedra,                         
viuda y deslazada                             
de las ramas del olmo, honor del prado,       
a la desierta piedra                           
del yerto monte dada,                         
tu bellíssimo tronco en flor cortado,         
si del dichoso estado,                         
en que vn tiempo viuiste                       
conserua la memoria                           
algún rastro de gloria                         
en la dureza déste crudo y triste,             
lloremos juntamente                           
tu bien passado y tu dolor presente.           
                                               
Lloremos, desdichada,                         
lágrimas piadosas,                             
pues que le place por tu mal al cielo.         
Tú, por la tierra echada,                     
como las escabrosas                           
yeruas, que sin honor produze el suelo,       
muestras tu desconsuelo                       
no leuantando arriba                           
la corona gloriosa,                           
con quien la cumbre hermosa,                   
vencida y humillada, viuió altiua,             
la cumbre de tu planta,                       
de Venus y de amor ofrenda santa.             
                                               
Agora, derribada,                             
con tus hojas enlazas                         
la seca tierra que tu bien encierra.           
Agora, desdichada,                             
la yerta tierra abrazas                       
oluidando tu cielo por tu tierra;             
y de tu amarga guerra,                         
lleuando la vitoria,                           
coronas y enguirnaldas                         
de oscuras esmeraldas                         
el ara donde amor quemó tu gloria,             
ya de Damón cubierta                           
de leche, y vino, y lla[n]to, y cierua muerta. 
                                               
¡O!, permitan los cielos                       
que el siempre color viuo                     
que en tus hermosas hojas resplandece         
Austro con fríos yelos,                       
Euro con fuego estiuo                         
yele, ni queme el lustre que en él crece;     
y el llanto que florece                       
tus lazos intricados,                         
y tus marchitas hojas,                         
ya de abrasadas rojas,                         
vn tiempo indignación de tus cuydados,         
humilde ofrenda sea                           
de quien tu nombre idolatrar desea.           
                                               
Cayó tu gloria, y ella                         
leuantó el fundamento                         
que te tiene rendida y derribada;             
y la corona bella                             
premio de su tormento                         
a la tierra desierta fué entregada.           
Lloraste, desdichada;                         
no te valieron llantos,                       
que los injustos cielos                       
ni aliuian desconsuelos,                       
ni remedian tormentos y quebrantos;           
tú, viuda entristezida,                       
dióte el cielo dolor y dióte vida.             
                                               
Tú, cuya verde cara                           
auía florecido                                 
sobre quanta beldad adorna el prado.           
Cuya belleza rara                             
auía siempre sido                             
ornamento del Tajo celebrado;                 
mustio color violado,                         
amarillez cayda                               
ocupa tu belleza,                             
del dolor y terneza                           
de tu doliente y lastimada vida;               
que el hado que te sigue                       
más que con vna muerte te persigue.           
                                               
Pero bien puede el cielo                       
acrecentar tu daño                             
sobre quanto se alarga su potencia,           
y que tu desconsuelo se haga tan estraño,     
que de su sinrazón tenga clemencia.           
Tu gloriosa presencia,                         
que ha ceñido las sienes                       
de los tristes amantes                         
que han passado constantes                     
por la dureza cruel de tus vaybenes,           
siempre será la palma                         
del que rindiere lamentando el alma.           
De Filomena o tórtola doliente,               
Canción, buscad la harpada                     
lengua, y allí llorad mi vida ansiada.         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.