Solo y desierto abrigo - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » solo y desierto abrigo

Solo y desierto abrigo

Solo y desierto abrigo,                   
vn tiempo compañía                       
al solitario y triste ánimo mío,         
agora fiel testigo                       
de la congoxa mía,                       
secreto valle, monte, soto y río,         
si el pecho elado y frío,                 
vn tiempo ardor y herida                 
de dos almas vencidas,                   
cuyos pechos y vidas                     
fueron vn pecho, vn fuego y vna vida,     
de su beldad me aparta                   
fortuna cruda de ayudarme harta.         
                                         
¿De qué me siruen quexas,                 
si del quexarme viene                     
mayor indignación a quien me sigue?       
Tú, Filis, que me dexas,                 
y el cielo, que me tiene                 
en el rigor del mal que me persigue,     
hazéis que no mitigue                     
el llanto su corriente                   
y el alma sus cuydados,                   
y su furor los hados,                     
-dura carga de vn ánimo doliente-         
por quien mi suerte amarga               
mi bien abreuia y mi tormento alarga.     
                                         
Tan descaído siento                       
el fundamento flaco                       
a quien se atiene mi passada vida,       
que, si del sufrimiento                   
qualquiera fuerça saco,                   
luego se me trasluze que es perdida;     
que alma tan combatida,                   
si de otra que su fuerça                 
no la remedia el cielo,                   
ella contra su duelo                     
vanamente se anima si se esfuerça;       
cuyo ánimo perdido                       
en nueuo daño queda conuertido.           
                                         
Después que de los ojos                   
en quien hallé mi vida                   
cruda estrella del cielo me diuide;       
los siempre rayos rojos                   
del Sol, escurecida                       
nube mirar su claridad me impide;         
y en quanto espacio mide                 
clara y hermosa Luna,                     
no se descubre estrella                   
que muestre su luz bella,                 
sino la que denota mi fortuna,           
que ésta con llama ardiente               
amenaza mi vida eternamente.             
                                         
Qualquier lugar me cansa                 
donde no veo los ojos                     
adonde tiene amor su gloria y pena:       
que la presencia mansa,                   
como ha causado enojos,                   
también, si turba vn alma, la serena;     
vna esperança buena                       
y vna gloria mal firme                   
sustentan vna vida                       
del cielo perseguida;                     
mas vna ausencia concluyó de hundirme,   
que pudiendo acabarme                     
no se contentará con lastimarme.         
                                         
¡Quántos montes y ríos,                   
quánta agua y quánta tierra               
me esconden vnos ojos soberanos,         
que de los tristes míos                   
leuantaron la guerra,                     
por quie[n] triunfaron mis vencidas manos!
¡Quántos respetos vanos,                 
quántos inconuenientes                   
de bienes mal seguidos                   
me tienen escondidos                     
los luzeros del cielo transparentes!     
Mas como pueda el hado,                   
crudo enemigo tengo en él prouado.       
                                         
Tal estoy, que mirando                   
la lumbre de Diana                       
entre los ojos de la noche escura,       
con mi mal regalando                     
alguna estrella humana,                   
a quien aflixe amor con flecha dura,     
digo, si en tu luz pura,                 
o Luna, honor del cielo,                 
tiene sus ojos puestos                   
-quando te miran estos                   
tristes míos- la causa de mi duelo,       
más amorosamente                         
miraré tu hermosura transparente.         
                                         
Aqueste nueuo zelo                       
puede tanto conmigo,                     
que vn nueuo amante tiene en mí la Luna: 
yo la rondo y la zelo,                   
yo la miro y la digo                     
mis passiones y quexas de vna en vna;     
mas como mi fortuna                       
azecha mis contentos,                     
por acabar mi vida,                       
con nube escurecida                       
su blanca imagen cubre por momentos;     
de cuyo agrauio indino                   
nace vn dolor que ablanda mi destino.     
                                         
Canción, yo veré presto si es possible   
mi alibio soberano,                       
espíritu doliente o cuerpo humano.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.