O, tres y quatro vezes venturosa - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » o tres y quatro vezes venturosa

O, tres y quatro vezes venturosa

¡O, tres y quatro vezes venturosa,         
aquella edad dorada,                       
que de sencilla, pura y no inuidiosa,       
vino a ser inuidiada!                       
                                           
Sobre la bien nacida yerua daua             
aliuio a sus cuydados                       
Tirsis, en tanto que la tierra esclaua     
vió abiertos sus dos lados.                 
                                           
Y con Amintas y con Bato hablando,         
a la sombra tendidos,                       
no de trabajos largos descansando,         
cansauan sus sentidos.                     
                                           
Ya por el monte solitario dauan             
al cieruo enamorado                         
muerte, y con sus despojos adornauan       
mirto y pino sagrado.                       
                                           
Ya la ribera del sagrado Anfriso           
con su canto alagando,                     
refrenauan el ímpetu que quiso             
Febo amansar llorando.                     
                                           
Y por la tierra que le ciñe amena           
de obas, sauzes y cañas,                   
desamparauan su caberna, llena             
de juncos y espadañas.                     
                                           
Y sus mortales ojos y su humana             
mortal presencia, digna                     
hazía de la vista soberana                 
de su cara diuina.                         
                                           
La madre vniuersal de lo criado             
no era madrastra dura,                     
como después que Enzélado abrasado         
cayó en la gruta escura.                   
                                           
Este deseo de vengança hizo                 
descubrir a la tierra                       
el seno de metal, que satisfizo             
a la enconada guerra.                       
                                           
El pino enuejecido en la montaña,           
la haya honor del soto,                     
nunca nacieron a turbar la saña             
del alterado Noto.                         
                                           
Salue, sagrada edad, salue dichoso         
tiempo, no conocido                         
deste nuestro, alabado por glorioso,       
pero no apetecido.                         
                                           
Si la beldad idolatrada que amo             
como yo conocieras,                         
la Arabia sacra en flor, en humo, en ramo, 
ardiendo le ofrecieras.                     
                                           
Salue, sacra beldad, cuya diuina           
deydad haze dichosa                         
nuestra infamada edad, en quien destina     
cielo luz tan hermosa.                     

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.