Dexa el palacio cárdeno de oriente - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » dexa el palacio cardeno de oriente

Dexa el palacio cárdeno de oriente

Dexa el Palacio cárdeno de Oriente           
dorado Febo, de abrasado y rojo             
rayo sutil bordando cielo y tierra.         
Muestra su luz y el claro y luzie[n]te ojo   
de la serena noche sale ardiente             
por la llanura de vna inmensa sierra;       
y al punto que la encierra                   
en su concha espaciosa                       
Glauco, y Tetis hermosa,                     
sobre la verde yerua reclinado,             
mísero labrador descansa y tiempla,         
del trabajo passado,                         
vn alma triste que en su mal contempla.     
                                             
Mas yo, cuytado, todo aquel tormento         
que el solo día me ha dado,                 
la noche aprieta más su sentimiento.         
Enciéndense las nubes de Occidente           
del cansancio y ardor que Apolo lleua       
al acabar su curso presuroso;               
cay la noche tras él, y, en valle o cueua,   
cansado caminante oluida y siente           
la dureza del día trabajoso,                 
y al seguido reposo                         
boluiendo el pensamiento                     
del passado tormento,                       
con la memoria de su mal descansa           
y en el dolor se alegra del trabajo.         
                                             
Yo, cuytado, a quien cansa                   
el día si el Sol se alza y si está bajo,     
más crece mi tormento endurecido             
quando más se le amansa                     
a quien passiones fieras han rendido.       
                                             
Mísero ganadero, a quien fortuna             
tiene por conduzido jornalero,               
al trabajoso oficio del ganado,             
si la más clara luz del hemisferio           
dando lugar a la encantada luna,             
que de su luz esconde la que ha dado,       
en cueua, monte o prado,                     
donde noche le halla,                       
da tregua a la batalla                       
de su afanada y trabajosa vida,             
premiando la fatiga rigurosa                 
del día recebida,                           
de la noche pagada: yo, no ay cosa           
que aliuuie mi ánimo doliente,               
quando la esclarecida                       
luz del Sol da en Ocaso y en Oriente.       
                                             
Cansado y aflixido nauegante,               
dexa la mar y dexa la tormenta,             
los fatigados miembros recreando;           
y en la segura playa llora y cuenta         
quántas vezes vió a Iúpiter triunfante,     
quántas en su dolor piadoso y blando;       
y tal está llorando,                         
que aumenta con su llanto                   
a la tormenta espanto                       
y al espíritu libre gozo inmenso             
del passado dolor del bien seguido.         
                                             
Yo, si en mis males pienso,                 
nueuo daño lastima mi sentido,               
que el hado fiero que mi vida sigue,         
con mi tormento intenso,                     
si no puede con otro, me persigue.           
                                             
Vase acercando al fin de su jornada,         
entre inflamadas nubes, Febo ardiente,       
dorando el Norte y el Ocaso hiriendo;       
tornan los bueyes sueltos la corriente       
mansa, buscando la campaña harada,           
libres del yugo a descansar paciendo;       
y quanto están gimiendo,                     
tanto la noche amiga                         
aliuuia su fatiga                           
de la lucha, que el día riguroso             
tray, con la noche llena de alegría.         
                                             
Yo, triste, a quien rabioso                 
y eterno mal persigue noche y día,           
si qua[n]do está en el cielo el Sol me acaba 
mi estado trabajoso,                         
más carga si en el mar su frente laua.       
Canción, a tanto daño y desventura           
el remedio ha de ser el no buscalle:         
Hazeos habitadora destas cueuas,             
quedaos en este valle,                       
no deis al mundo de mi estado nueuas,       
pues puede el cielo apena remedialle.       

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.