Amintas, ni del graue mal que passas - Poemas de FRANCISCO DE LA TORRE

Poemas » francisco de la torre » amintas ni del graue mal que passas

Amintas, ni del graue mal que passas

Amintas, ni del graue mal que passas           
dexes ve[n]certe, ni, boluiendo el rostro       
a tu fortuna, te acobardes tanto               
que sienta tu flaqueza.                         
                                               
Esta cruel y variable diosa,                   
en sola su mudança perdurable,                 
ha de mudar tu estado riguroso                 
por hazer nouedades.                           
                                               
Antigua y empinada roca, donde                 
quiebra la mar su ímpeto, refrena               
la soberuia marina, leuantando                 
su sacudida frente.                             
                                               
Alta y envejecida planta, quando               
se encastillan en Pindo y Apenino               
Bóreas y Noto, con sus hojas solas             
resiste su potencia.                           
                                               
Si los dolientes y piadosos ojos               
que han llorado tu mal, eternamente             
a las hazañas del amor boluiesses,             
tu mal aliuiarías.                             
                                               
Que la cansada y aflixida vida,                 
de lágrimas y penas sustentada,                 
q[ue] en vez de eterna muerte te da el cielo,   
peor es que la muerte.                         
                                               
Tiene en la miseria de tu estado               
duro cielo, temiendo y esperando;               
dilatado contento de fortuna                   
nunca viene seguro.                             
                                               
¿Quántas vezes te dió seguro el cielo?         
¿Quántas se te ha reído la fortuna             
y a la necessidad del punto crudo               
te boluieron la cara?                           
                                               
De tan prouados enemigos tuyos                 
ni esperes bien, ni temas lo contrario;         
que aquesta fortaleza de tu pecho               
ha de amansar tu daño.                         
                                               
En el arena siembra, y el preciso               
reboluer de los hados lamentando,               
quiere torcer quien pone su esperança           
en la fortuna suya.                             

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2019 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.