Diente por diente - Poemas de ESTEBAN CHARPENTIER

Poemas » esteban charpentier » diente por diente

Diente por diente

Anai por Anai                                                       
El cínico médico clínico                                           
porta entre sus petates                                             
los ojos mojados sin rostro                                         
que le desprendió con su bisturí de bolsillo                       
al obrero plomero                                                   
que acaba de caer del piso noventa y nueve                         
de las Menem Towers en la Quinta Avenida y Clinton                 
obviamente Anillaco City ex NewYork                                 
Cuidadoso de su tesoro compra hielo seco                           
al ex combatiente de Vietnam                                       
que vende helados con forma de misiles                             
y crack en corazones envueltos en celofán rosado                   
En la clínica antisísmica, hoy es día de abortos                   
pero también de transplantes clandestinos                           
cirugías de penes y otras excrecencias.                             
María Concha de las Guadalupes Sierra                               
hija del último traidor cubano, aguarda en el quirófano “C”         
Ella nunca pudo ver con libertad                                   
la cara de su padre que no la ha reconocido                         
y que observa la cirugía detrás de un vidrio espejado               
acostumbrado a tales rituales.                                     
Cuidado, algo grave ocurre                                         
los ojos no son compatibles con ella                               
mucho hambre, muchas lágrimas, mucha sangre,                       
En realidad a María Concha de las Guadalupes Sierra                 
nunca le interesó ver la cara de nadie                             
Entonces para qué ? Y con el botín, que harán con él?               
El traidor se relame los labios                                     
extraña el sabor humano, manjares en Manhatan,                     
los médicos se apiadan, se vuelven piadosos, se misericordian       
y el instrumentador ciego,                                         
ciego como todos los asistentes a estas operaciones                 
está a un costado de la camilla, silente, y recibirá el obsequio,   
no da crédito a lo que no ven sus ojos                             
Será sencillo le dice, le dice el cirujano                         
firmarás aquí y allá, ahora, ya, y después, después te diremos.     
Unos días más tarde, el día de acción de gracias y pavos rellenos   
el operado se retira portando sus nuevos lentes negros             
Tener solo un riñón no es importante, le explicaron, mearás menos. 
La primera plana del diario La Habana                               
anuncia la muerte del último traidor cubano                         
cuando intentaban transplantarle el riñón                           
sin poder impedir que se lo deglutiera de un bocado.               
Se ríe el soldado cuando escucha al canillita                       
y mientras tanto vende un corazón y otro y otro y otro             
y a veces vende un helado.                                         

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2014 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.