Saga de agave azul y palma sola - Poemas de EFRAÍN BARTOLOMÉ

Poemas » efrain bartolome » saga de agave azul y palma sola

Saga de agave azul y palma sola

Son las 14:30 y pienso en ti                                                 
O te imagino (que no es lo mismo que pensar)                                 
Bebo un sacro tequila:                                                       
si estuvieras conmigo te besaría con labios                                   
del más fino aguardiente                                                     
Entraste a mi alma por la imaginación: ventana clara                         
Veo palmas                                                                   
(Te rodeo de palmas                                                           
Te corono de palmas:                                                         
un día estarás desnuda entre las palmas y serás para mí)                     
Estoy solo en el centro de una hermosa palapa de palma real                   
(de guano de acuerdo a tu singularísima dicción                               
que me hace ver tu lengua                                                     
nadando entre tus dientes con luminosa naturalidad:                           
te comes el final de las enes                                                 
vuelves jota la ese                                                           
y en un respingo alado de tu lengua                                           
extremas los sonidos cortantes y acentúas                                     
la gravedad de las palabras graves                                           
haciendo rara música con todo lo que dices)                                   
La brisa no es capaz de amainar el calor                                     
La fuente canta en el centro de las palmas:                                   
arroja finas gotas sobre mi frente que arde                                   
Una gota de sal cae en mis ojos                                               
Me has hecho recordar el sabor de las lágrimas                               
Me has hecho añorar cosas que no soñé                                         
Has vuelto cosas de alma objetos que ignoré                                   
Nimiedades para las que jamás tuve atención ni ojos                           
Se me han vuelto entrañables ciertas piedras                                 
con que la Tierra adorna sus dulces oquedades                                 
Me impusiste unos días el dogal de la diosa                                   
Has vuelto adolescente mi corazón                                             
Me regalas tu risa y tu pasión                                               
y después amenazas con hacer añicos mi sabiduría                             
Me haces andar por calles empedradas                                         
y amar la música de los establos                                             
Sueño en el mar: los palacios azules                                         
Sueño en el monte: la luz verde y dorada besando la humedad                   
Me has hecho estar pendiente del ritmo de los trenes                         
Del ajetreo de las estaciones                                                 
De los lentos minutos aguardando en andenes lejanos                           
Del polvo y de la hierba que crece junto a vías desvencijadas                 
junto a furgones abandonados                                                 
junto a durmientes dislocados y en lenta destrucción                         
(El esqueleto de los trenes se estremece conmigo                             
ante la extraña belleza de tus ojos: dolor y pasmo)                           
¿Recuerdas la terraza del palacio donde vimos la luz?                         
¿Recuerdas el volar de las palomas sobre la plaza enorme?                     
¿Recordarás aquel revoloteo sobre tu abdomen dulce?                           
¿Recuerdas la bandera agitándose en mis ojos?                                 
¿Recuerdas la ebriedad?                                                       
¿La respiración ancha?                                                       
¿El abrazo de fuego en la ciudad tan alta?                                   
¿Y la noche soplando su aliento transparente sobre el rojo crepúsculo         
o pasando su lenta lengua negra sobre los edificios                           
para ocultarnos bien?                                                         
Desde que te conozco amo las caracolas y la playa dorada                     
y una posada fresca en el raro silencio de La Habana                         
Fui a Venecia por ti en los espesos días que esperaban la peste               
Y fui más lejos:                                                             
vagué entre los palacios de Timur Leng                                       
(aquel nieto del Khan)                                                       
Te amé en sus tierras de oro:                                                 
fui quitando uno a uno los treinta mil botones                               
desde el cuello hasta el hombro de tu blusa                                   
(¡qué blancura tan tibia la que después mordí!)                               
Miro a una niña dulce de insólita belleza restregando su sexo                 
contra un árbol de bronce que ondula frente al sol                           
Miro a una adolescente de mirada abismal y larga cabellera                   
que restriega su pubis contra la húmeda Tierra                               
Veo la alta palmera a punto de volar                                         
Pienso en tu alada lengua                                                     
Pienso en mi alado corazón                                                   
México o Samarkanda                                                           
Anáhuac o Venecia                                                             
Alemania o La Habana                                                         
Un solo grito                                                                 
Un solo amor                                                                 
Un corazón partido                                                           
con hacha o sierra                                                           
o de una vez:                                                                 
a garra vil y fauces:                                                         
con uñas y con dientes                                                       
Nada ha cambiado                                                             
pero                                                                         
han crecido el calor                                                         
la soledad                                                                   
la Sed.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.