Homenaje - Poemas de EFRAÍN BARTOLOMÉ

Poemas » efrain bartolome » homenaje

Homenaje

Ella llamó para decir "te quiero" antes de ir y enclaustrarse                 
Eran las once a.m. y el sol prendió su corazón rabioso y lo untó en las paredes
"Le das un beso" dijo en la despedida                                         
Yo se lo di                                                                   
En la boca en los dientes en la lengua en la saliva y en el alma             
Y nos pusimos a recordar la noche en que bailaba                             
desnuda                                                                       
bendiciendo la casa con la piel                                               
untando su deseo en el aire nocturno                                         
electrizada el alma                                                           
lamido el albo cuerpo por una vela roja                                       
cerrando un solo nudo ciego                                                   
chupando espíritu médula tuétano de Dios                                     
en cada húmeda oquedad                                                       
en cada prominencia donde brillaba la Delicia hasta engendrar temblor y herida
caídos en el río del Amor                                                     
amándonos con uñas y con dientes                                             
con locos labios                                                             
con el hongo encendido de las lenguas                                         
hozando nuestro más luminoso lodo terrenal                                   
nuestra carne encendida y floreciendo                                         
y el polvo que seremos algún día                                             
Hace ocho días nos herimos el alma de rojo amor                               
Hace ocho noches dimos cuenta del cielo                                       
y nos quedó pequeño                                                           
Hace ocho tardes que engendramos dioses                                       
bajo la mirada del gran Pan                                                   
y la amorosa envidia de los mejores hombres                                   
que nos miraban desde los libreros                                           
"Le das un beso" dijo antes de enclaustrarse                                 
Y la Memoria se encendió:                                                     
cuatro dulces pezones se rozaron                                             
y cuatro pechos se chafaron                                                   
y mis dedos volaron sobre los talles ágiles                                   
y los ombligos se buscaron                                                   
los muslos se enlazaron                                                       
los brazos se abrasaron                                                       
en un estrecho círculo hermoso y desordenado                                 
Los ojos destellaron fulgor y miel celeste                                   
Y la golosa gula de mis manos                                                 
mil                                                                           
acariciando la blanquísima grupa                                             
y otras mil                                                                   
el peso dulce de los pechos morenos                                           
Y las dos cabelleras flotaron y volaron                                       
y bajaron hasta tocar mi rostro agradecido                                   
Y la blancura fue más blanca                                                 
y el negror más intenso                                                       
Y vi los dos perfiles frente a frente:                                       
los cuatro labios en flor:                                                   
la húmeda corola ante su espejo mágico                                       
Y las tres lenguas lúbricas                                                   
anudamos con lentitud pasmosa el Homenaje                                     
Y la Diosa sonrió                                                             
mientras caíamos hasta lo hondo del Sueño.

Sobre esta web
Esta web ha sido creada gracias a la colaboración de amigos que nos han ofrecido sus poemas y selecciones.
Poesia
- Poemas - Contáctenos -
© 2006-2022 PoetasPoemas.com - Poesía hispanoamericana y traducciones al español.